El extremismo de nuestros gustos cinéfilos en tres directores

A menudo nos encontramos con situaciones en las que ciertas películas pueden ser para ti una obra maestra y para otros una auténtica bazofia. Pues de eso me gustaría hablar hoy; esos filmes que para algunos son maravillas del celuloide y para otros bazofias sobrevaloradas.

Evidentemente, con este post habrá gente que me de la razón y otra que no esté de acuerdo. Es quizás el instante en el que muestra tus verdaderos gustos en el cine, lo que te gusta que te ofrezca una película.

Así que, sin más demoro (siempre quise escribir esa palabra, llámame rancio…), voy a daros un par de ejemplos que muestran los extremos a los que pueden llegar los gustos en el cine:

Lynch y su mundo

No lo entiendo, de verdad. No puedo llegar a entender que a la gente le guste el cine de este director. A pesar de que la definición de película abarca un amplio abanico de posibilidades, yo, desde mi punto de vista, no puedo catalogar os filmes de Lynch como películas.

Cierto es que en todos los trabajos de Lynch el director busca otro tipo de interés que muchos no buscamos en el cine. Pero, en serio, ¡Sus pelis no tienen sentido! Cada escena es una mezcla de diálogos que superan el límite de lo absurdo, sin ningún inicio ni final, todo un esperpento de palabras que se pasean por el espacio.  Los personajes son cada cual más loco, en las escenas Lynch abusa tanto de la metáfora que sus protagonistas tienden a ser personajes extremos, alocados, tenebrosos.

De todas las escenas que recuerdo, siempre me dejó traumatizada la escena que os dejo a continuación de MulHolland Drive. En este caso el director une a uno de esos extraños personajes de sus películas junto a otro mucho más normal pero muy sensible a la locura, la cual irá adquiriendo poco a poco. No sé muy bien si es un payaso o una especie de tipo raro que se depila las cejas, lo que sí tengo claro es que da mucho yuyu. A mi me marcó muchísimo esa sonrisa tan tétrica que suelta al final el tipo.

Pero todavía falta la conversación, lo único quizás que tiene sentido, por decir algo, en la escena. Supuestamente, ese desconocido se acerca al protagonista que está en su casa porque dice que le ha invitado. Éste, lógicamente, le dice que está completamente loco. Pero el tipo raro, lúcido él, le dice que llame a su propia casa para confirmarlo. Y la coña es que le contesta él, asi, porque sí. ¿Se supone que hay que buscarle un significado a esto? Y seguro que lo tiene, puede que sea su miedo que se apodera del protagonista o la locura que poco a poco se va apoderando de el. Me da igual, la verdad. No veo sentido alguno en el desarrollo de esta escena. Por mucho ambiente de tensión que le haya metido el director, lo único que me provoca es repugnancia. Aquí os dejo la escena.

Mallick y su arbolito

Desde mi punto de vista, Terrence Malick es todavía peor que Lynch; si me quejaba de que las películas del director de Mullholland Drive carecían de sentido y nos mostraba personajes esperpénticos, en las películas de Terrence Malick el director está haciendo documentales, de esos que podrías poner en la dos para la siesta.

La que se supone que es su gran obra maestra, El Árbol De La Vida, es un terrible documental de 139 minutos que te incita a una agradable siesta. Se supone que nos está contando el transcurro de la vida y procura ahondar en nuestros sentimientos con personajes tristes, desolados. Increíble que actores del nivel de Brad Pitt y Sean Penn se peleen por conseguir un papel en esta supuesta película. Si es que todos los actores de Hollywood están deseando aparecer en sus películas. En La Delgada Línea Roja juntó a un gran reparto en un documental que todavía no entiendo.

La escena de ejemplo que os muestro a continuación es la reflexión inicial en su película El Árbol De La Vida. Os la pongo porque la escena en sí me parece preciosa, el texto es brillante y los planos muy bien llevados.  Es quizás una de mis escenas favoritas del director.

Pero es que cuando termina esta escena, la película es terrible, una historia muy mal trazada, no hay por donde cogerla. Cada minuto que pasa, estás deseando que llegue el final para ver de que manera acaba la historia, si es que decide acabarla claro… De hecho, en muchos cines americanos, la compañía devolvía el dinero a los clientes que saliesen insatisfechos de la película.  Yo no cogería el dinero, porque creo que he recibido un servicio aunque no sea de mi agrado, pero sí sería el primero de la fila en decir que me merecía un plus de 20 euros por aburrimiento extra; porque vaya tostón. Os dejo la escena, que me lío y me voy a olvidar de ponerla…

Decir Shyamalan con la boca pequeña

Este es mi momento… tenía que añadiros este Bonus Track porque esta es una de mis excentricidades. Todos conocemos a Shyamalan, el director de El Sexto Sentido y El Protegido entre otras. Sus películas son odiadas por muchos y adoradas por unos pocos; pues yo soy uno de esos pocos…

Porque creo que Shyamalan no está lo suficientemente valorado, es quizás uno de los pocos directores que consiguieron asustarnos usando muy pocos efectos especiales. En El Sexto Sentido realmente estábamos viendo a personas paseándose; pero el director ha sabido meternos en la historia de un modo brillante, haciéndonos temblar con cada aparición extraña. Y manteniéndonos en vilo durante toda la historia. Y que voy a decir del final, ese que creó la palabra Spoiler. Un giro de acontecimientos tan bien elaborado que te deja atónito. El Sexto Sentido es de esas películas que tienes que ver dos veces para entenderla perfectamente. Y la segunda vez que la ves, te das cuenta de que todo está perfectamente hilado, no ves ni un fallo en el guión.

Aunque quizás mi favorita del director es El Protegido. Estamos viendo a un superhéroe completamente diferente al que estamos acostumbrado, vemos a un personaje más natural, más humano; un hombre cualquiera que se encuentra con un don. Al igual que en El Sexto Sentido, en El Protegido los efectos especiales son muy escasos, y desde luego para mi no son necesarios. Y otra vez nos sorprende con el final, para mi mucho mejor que el del Sexto Sentido; es una guinda para esa historia simple y adictiva que no te da un minuto de descanso.

Que sí, que y lo se, El Bosque es terrible y la de Airbender es todavía peor…pero todos cometemos errores.

Como véis, para gustos, películas… así que no tenéis escusa para no ver cine. Siempre hay una película para ti, sólo tienes que buscarla…

Alforfones on FacebookAlforfones on Twitter
Alforfones

¿Friki?¿Quién dijo friki? ¿sólo porque tenga un sable láser, una tardis y la filmografía completa de Clint Eastwood?¡Exagerados!

Como bien dijo Clint Eastwood en La lista negra: “las opiniones son como los culos, todo el mundo tiene uno”


¿Friki?¿Quién dijo friki? ¿sólo porque tenga un sable láser, una tardis y la filmografía completa de Clint Eastwood?¡Exagerados!
Como bien dijo Clint Eastwood en La lista negra: “las opiniones son como los culos, todo el mundo tiene uno”

A %d blogueros les gusta esto: