El arte del buen actor

Llegar a ser un actor mínimamente decente no es nada fácil, mucha gente puede llegar a pensar que para llegar a ser actor tienes que nacer, no hacerte. Pues realmente no es así, estoy completamente de acuerdo con que para ser actor tienes que ser una persona que se desenvuelva bien ante las cámaras, alguien que no tenga complejos a la hora de enfrentarse a miles de espectadores que tienen la mirada fijada en él o ella. Pero por otra parte, al igual que en todos los trabajos, se necesita aprender, y sobre todo, trabajar muy duro.
Buenos actores hay a patadas, actualmente un productor puede conseguir a grandes profesionales hasta debajo de las piedras. El problema es que, aparte de ser bueno, tienes que tener a un padrino, una persona que tenga buenos contactos con las altas esferas y que sepa moverte por el mundillo. Si no tienes esto, ya puedes ser un Marlon Brando, que te costará muchísimo llegar a lo más alto (aunque hay casos en que la suerte acompaña y gente desconocida, por un golpe de fortuna, acaba consiguiendo un papel en una película que le convertiría en el actor del momento).
Ser un buen actor no consiste únicamente en ponerte delante de una cámara a contar una historia que te acabas de aprender. El buen actor vive sus papeles, necesita sentir ese personaje, sus temores, sus alegrías, como ha llegado hasta ese instante… Necesita saberlo absolutamente todo. Robert De Niro, cuando tuvo que interpretar un papel de policía, se pasó una semana entera conviviendo con un policía de Nueva York; si hasta Nicholas Cage hizo lo mismo con un conductor de ambulancias para su papel del filme de Scorsese Al límite (una gran película. Si es que el pobre del Cage no es mal actor, todo lo contrario, es muy bueno; sólo que no se lo piensa mucho a la hora de escoger sus papeles, y las deudas que actualmente tiene tampoco le ayudan con su decisión…).
Para que un actor consiga mostrar emociones frente a una cámara, necesita tener un control total sobre su cuerpo, llegar a manejar perfectamente los cambios de humor, los ataques de furia, sus lágrimas. Esa es la razón por la que generalmente se piensa que los actores están locos, y no es así. Simplemente son capaces de cambiar su estado de ánimo de una manera sorprendente. Algo que para una persona normal parece una locura, y que realmente es una habilidad muy difícil de conseguir.
Cuando un actor comienza el rodaje de una película, o representa una obra de teatro, no puede comenzar a actuar sin tener lo que se denomina un previo. Con previo me refiero a tener unos minutos de concentración plena en la que el profesional tiene que convertirse en otra persona. Eso si, cada previo es diferente; cada persona necesita encontrar su método de concentración que le haga cambiar su mentalidad. Hay ocasiones en los que ciertos actores necesitan gritar, o estar en completo silencio. Todo depende mucho del personaje que vayas a interpretar. Si vas a rodar una escena en la que estás furioso, podrías llegar a ese punto de enfado con gritos o recuerdos que te dan malas sensaciones; en cambio si en la escena tienes que mostrar tristeza, tal vez un poco de concentración y tus recuerdos más tristes pueden ayudarte a alcanzar tu propósito.
Un ejemplo actual de pasión en un personaje se puede ver con Hugh Jackman en la película Logan. En el vídeo que os pongo a continuación, Hugh Jackman nos muestra como vive su personaje detrás de las cámaras. la respiración fuerte que le añade nos muestra ese momento de furia y ansia del personaje, cada movimiento que hace con los brazos, la tensión que alcanza con sus músculos, y los gritos de dolor que suelta en ciertos momentos nos hace creer que realmente estas viendo a Lobezno, no a Hugh Jackman. Puedes incluso llegar a pensar que Logan se ha colado en unos estudios de cine para doblarse a si mismo.

Hay que tener en cuenta que, a pesar de lo que muchos se piensan, en el rodaje de la películas, un actor que no es conocido suele ser “la última mierda”. Un mal director de cine no tiene respeto por sus actores, simplemente los ve como marionetas que deben de hacer lo que él les dice. Es muy importante que el director sepa cuidar de sus actores, dejándoles completa libertad y no dudar de su profesionalidad. El estado de ánimo es muy importante en esta profesión, por encima de tu calidad artística. Si un actor no se siente cómodo, no va a poder mostrar ese personaje del mismo modo, sería algo completamente vacío. Por esa razón muchos actores suelen acabar dirigiendo sus propias películas; tienen completa libertad a la hora de crear su personaje y no sienten la presión que les impondrían otros directores. Clint Eastwood es un claro ejemplo. El famoso director, a pesar de tener la fortuna de trabajar con grandes directores que sabían cuidar de su reparto, tuvo ciertos rodajes de los que acabó decepcionado, mostrando un personaje completamente diferente a lo que él tenía en mente.
Evidentemente, cuando el actor ya está considerada una estrella esto es completamente diferente, el director tiene que dedicarse a manejar los egos de su reparto. Por eso siempre digo que Guardiola podría ser un gran director de cine, porque para egos, los de los jugadores del Barça
Aunque también hay que tener en cuenta que este malestar no siempre es culpa del director. Generalmente suelen ser los productores los que acaban destrozando una película. Directores como Tim Burton en Alicia a través del Espejo o Garteh Edwards en Rogue One no pudieron llegar a hacer la película que querían porque las productores les censuraron la mitad de sus escenas.
En definitiva, en el campo de la interpretación, como en cualquier otro trabajo, hay que formarse, tener unos estudios y un duro trabajo previo. El trabajo de actor es quizás uno de los más difíciles que existen, al contrario de lo que piensan muchos, y sobre todo hay que tener mucha suerte. Como ya dije antes, actores hay a patadas, y llegar a destacar sobre los demás no es nada fácil….

Alforfones on FacebookAlforfones on Twitter
Alforfones

¿Friki?¿Quién dijo friki? ¿sólo porque tenga un sable láser, una tardis y la filmografía completa de Clint Eastwood?¡Exagerados!

Como bien dijo Clint Eastwood en La lista negra: “las opiniones son como los culos, todo el mundo tiene uno”


¿Friki?¿Quién dijo friki? ¿sólo porque tenga un sable láser, una tardis y la filmografía completa de Clint Eastwood?¡Exagerados!
Como bien dijo Clint Eastwood en La lista negra: “las opiniones son como los culos, todo el mundo tiene uno”

A %d blogueros les gusta esto: