• Inicio
  • /
  • Música
  • /
  • Todos deberíamos ser un poco más Andy Chango

Todos deberíamos ser un poco más Andy Chango

Esta semana quería desviarme un rato del mundo del cine, que no siempre es el cine el protagonista. Hoy os voy a hablar de un músico muy poco conocido en nuestro país, un músico bastante excéntrico, algo que no gusta a todo el mundo. Yo, sin duda, soy de los que disfruta sus canciones porque la mayoría de ellas me parecen muy íntimas, muy personales. Me estoy refiriendo al músico argentino Andy Chango. Muchos le confunden con Andrés Calamaro por su parecido físico; y no sólo en el físico se parecen, ya que creo que Andy Chango tiene tanto o más talento que el creador de Flaca; sólo que su música suele estar decorada con excentricismos, convirtiendo las canciones en temas únicos.

Andy Chango comenzó su carrera en un grupo argentino llamado SuperChango, en el cual a pesar de no ser la voz cantante, en los conciertos destacaba notablemente no sólo por su talento, sino también por el carisma que demostraba; sus grandes monólogos pueden llegar a ser tan buenos como los de Joaquín Reyes o Quequé. Con respecto a la música, sacaron un solo disco, con buenos temas como Budapest, pero sin ese toque personal que Andy pondría más adelante en sus canciones. En definitiva, un disco con clásico rock argentino muy al estilo Charly García. A continuación os dejo un vídeo del tema anteriormente comentado:

Finalmente, tras ese disco, el músico argentino comenzó su carrera en solitario con un disco titulado con su propio nombre: Andy Chango. Aquí es cuando comenzamos a ver al auténtico Andy Chango; podemos denominar este disco una total apología a las drogas, casi todas las canciones juegan con el tema del consumo de drogas, mostrándose como algo habitual, algo que se consume en el día a día; un tema que en nuestro país está cada vez más vetado, y es tal vez una de las razones que le impidieron conseguir ese éxito merecido.

La canción más destacable del disco es sin duda Neuronas, quizás la más conocida del artista. La letra es un atrevimiento muy poco habitual en esa época en nuestro país, con esta canción el cantante nos describe la sensación que alguien disfruta cuando consume drogas. Sin duda, el tema tiene un toque de frescura con un aire a los Beach Boys, siempre muy bien acompañado por ese ritmo pegadizo a la vez que roquero (grandes sólos de guitarra). A pesar de que es la menos personal del artista, la curiosa relación que mantiene esa música muy Beach Boys con la letra que trata de explicarnos el nirvana alcanzado gracias a las drogas convierten este tema en todo un clásico del panorama musical español.

Aunque el que Neuronas sea la más conocida, no quiere decir que sea la mejor canción del disco. De hecho mi canción favorita del músico está en este disco, y es Madrid. Madrid es un tema triste y personal, un himno a la capital española con un toque muy chango. Madrid nos recuerda al mejor Calamaro, esas baladas que tratan de emocionar con una buena voz acompañada tan sólo de un piano. En esta canción se puede ver todo el talento del músico, demostrando que no es uno más.

Tampoco me puedo olvidar de Voy a la playa, un tema en el que, al igual que  con Neuronas, vuelve a tocar el tema prohibido de las drogas ya con un ritmo menos pegadizo, aunque no por eso peor, incluso diría mejor. En este tema está bien acompañado por Andrés Calamaro.

Su siguiente disco, Las fantástica aventuras del Capitán Angustia, fue el asentamiento del artista en el panorama musical. Aunque mantiene ese estilo único que le caracteriza en temas como el que lleva por nombre el título del disco (canción que parece ser que algunos la ven como un clásico, y no lo entiendo la verdad… a mi me gusta, pero tanto como un clásico…) ya comenzamos a ver los ritmos pegadizos muy calamarescos en grandes temas como El Viejo Lexatín o Queda muy poco de mí. Se mantienen las letras excéntricas que le caracterizan a Andy, pero las canciones comienzan a tener mas ritmo. Aunque sin duda no puedo olvidarme de otro gran tema de este disco, El club de la lucha, dedicado a la gran película de Brad Pitt y Edward Norton (al final acabé metiendo algo de cine…)

El tercer disco de Andy Chango es quizás uno de los más curiosos, no sólo porque vuelve a recuperar al Andy del primer disco con ese toque único que le caracteriza. El músico vuelve a los ritmos lentos para contarnos pequeños monólogos de lo más atrevidos. El caso más interesante es el de su tema principal, Salam Alecum. En esta canción el artista juega con algo muy habitual en la mayoría de sus temas, me refiero al notable extremismo entre la música y el texto. Al igual que en Neuronas, dónde se mezcla un estilo musical con una letra completamente diferente, en este caso el músico definió la canción como “lo peor de lo occidental, la música disco, y lo peor de lo oriental, el talibán”. Hoy en día, si volviese a hacer está canción, seguramente sería un Reggaetón con una letra dedicada a Donald Trump, pero bueno, los tiempos cambian…

Su último disco es, para mi, el mejor de todos en conjunto. Los discos anteriores tienen mejores canciones, peor este último es mucho más completo. Sin duda se nota la mano de Javier Krahe, uno de sus últimos trabajos antes de morir por cierto, ya que ayudó a Andy para versionar temas de Boris Vian, uno de los mejores artistas franceses de los últimos años. Curiosamente los conciertos que Andy dio de este disco eran más una obra de teatro, parecía que estabas viéndole actuar, siempre bien acompañado de buena música. La que más me gustó de todas es una parodia de lo que hoy se denomina hipster, pero que en esa época se denominaba Snob. Si escucháis la letra, veréis que a fin de cuentas, ser Snob y ser Hipster vienen a ser lo mismo, pero sin barba…

Aparte de sus tres discos, la música de Andy Chango acompañó a varias películas (teniendo en cuenta que su hermana Daniela Fejerman es directora de cine), como es el caso de Semen una historia de amor, Mortadelo y Filemón, A mi madre le gustán las mujeres y Lo peor que le puede pasar a un cruasán. Si a esto le añadimos una versión de Soy un gnomo, creo que ya tenemos casi toda su discografía en este post (con las colaboraciones no me meto, que sino no acabo nunca)

Alforfones on FacebookAlforfones on Twitter
Alforfones

¿Friki?¿Quién dijo friki? ¿sólo porque tenga un sable láser, una tardis y la filmografía completa de Clint Eastwood?¡Exagerados!

Como bien dijo Clint Eastwood en La lista negra: “las opiniones son como los culos, todo el mundo tiene uno”


¿Friki?¿Quién dijo friki? ¿sólo porque tenga un sable láser, una tardis y la filmografía completa de Clint Eastwood?¡Exagerados!
Como bien dijo Clint Eastwood en La lista negra: “las opiniones son como los culos, todo el mundo tiene uno”

A %d blogueros les gusta esto: