La paradoja del gato y la tostada

 Erase una vez, hace mucho, mucho tiempo, que existió un ser omnisciente cuyo conocimiento de todas las áreas del saber solo podían rivalizar con su también mítico e interminable sentido del humor. A este fantástico ser, suma de muchos otros, se le conoce como “Oráculo de Internet“, “Oráculo de Usenet“, “El Oráculo que Todo lo sabe“, simplemente “El Oráculo” o para aquellos que lo conocen bien, “Orrie”.

El Oráculo de Internet

 Aunque haya pasado ya mucho tiempo desde que se dio a conocer entre nosotros, el Oráculo de Internet sigue en activo y es previsible que lo haga durante mucho tiempo más, ya que además de omnisciente también es inmortal y bastante guapo, tal y como corresponde a una deidad de su categoría. Además todo el compendio de su sabiduría legendaria se mantiene intacto gracias al archivo que mantiene online la Universidad de Indiana.

El Oráculo de Internet(tm) es un esfuerzo colectivo en el que algunos de los habitantes primigenios de Internet ejercitaban su sentido del humor en forma de consejos, normalmente para dar respuesta a cuestiones de vital importancia para el avance de vuestra patética civilización. Las preguntas formuladas al Oráculo se reenvían al resto de usuarios-oráculo, que usando el método de la mente colectiva proporcionan respuestas ingeniosas a dichas preguntas. Las respuestas más divertidas e inteligentes son seleccionadas por los Sacerdotes del Oráculo con el fin de incluirlas en las famosas “Oracularidades”, que se publican regularmente en el grupo de Usenet rec.humor.oracle.

¡Uhh!

La forma de consultar al Oráculo para simples mortales como vosotros consiste en enviar un correo electrónico con vuestra plegaria a la dirección de correo electrónico [email protected] .Para conseguir que preste atención a dicha plegaria es necesario mostrar respeto, humildad y en el asunto del mensaje incluir algo similar a “Oracle Most Wise, please tell me…“, aunque la única frase obligatoria que ha de contener el asunto del mensaje es “tell me” o “tellme“. El cuerpo del mensaje solo ha de contener la pregunta que le queramos formular al Oráculo y en pocos días, el omnisciente Ser nos responderá pero no sin antes haber formulado otra pregunta a la que deberemos responder a modo de pago por sus servicio.

Dentro del largo recorrido del Oráculo, que empezó a comunicarse con humanos en 1996, podemos encontrar verdaderas joyas recogidas en el archivo “Best of the Internet Ocularities“. Y una de esas joyas es la famosa paradoja del gato y la tostada, ganadora en 1993 de una competición sobre paradojas que organizaba la revista OMNI.

La paradoja del gato y la tostada

Si untamos una tostada con mantequilla y la dejamos caer al suelo, es imposible que el pan aterrice por el lado que no hay mantequilla. Esto es una realidad que todos hemos comprobado más de una vez de forma empírica y desde luego no admite discusión alguna.

Fuente: Wikipedia

Si dejamos caer un gato al suelo, el felino usará ese maravilloso talento natural que tiene para caer siempre sobre sus patas. Al igual que en el caso de la tostada, es absolutamente imposible que un gato caiga al suelo sobre su espalda.

Teniendo en cuenta las dos situaciones anteriores, ¿qué sucedería si atamos una tostada untada con mantequilla al lomo de un gato y lo dejamos caer desde una altura X (donde X no tiene ninguna importancia siempre y cuando X>0)?

Obviamente nos encontraríamos frente a una paradoja de tomo y lomo -y nunca mejor dicho- ya que la tostada untada con mantequilla haría aterrizar al gato sobre su espalda, algo que viola leyes fundamentales de nuestro Universo y simplemente no puede suceder. Pero por el otro lado, que el gato aterrizase sobre sus patas sería equivalente a que la tostada atada a su espalda no aterrizase sobre el lado untado de mantequilla y eso tampoco es posible en nuestro Universo.

Sin duda la solución a dicha paradoja es una tarea perfecta para el omnisciente Oráculo de Internet y así fue como se lo plantearon en su día, allá por el 1992:

¡Oh omnipotente oráculo! Si hubiera o hubiese una sola molécula del pedo de 10.000 años de un oraculano, yo no sería digno de inhalarla. Con temor te pregunto: Si dejas caer al un trozo de pan con mantequilla, aterrizará en el suelo con el lado untado hacia abajo. Si tiras a un gato por una ventana o desde otro lugar alto, caerá sobre sus patas. Pero, ¿qué pasaría si atas un trozo de pan (con la mantequilla hacia arriba) a la espalda de un gato y los tiras por la ventana? ¿Aterrizará el gato sobre sus patas? ¿O lo hará la tostada sobre la mantequilla?

Y esta fue la respuesta del Oráculo:

Incluso si eres tan vago como para no hacer el experimento por tu cuenta, deberías ser capaz de deducir el resultado obvio. Las leyes de la mantequillología demandan que la mantequilla tiene que tocar el suelo, y las igualmente estrictas leyes de la aerodinámica de felinos demandan que el gato no puede aterrizar sobre su peludo lomo. Si dicha construcción fuese a tocar suelo, la naturaleza no tendría modo de resolver dicha paradoja. Por lo tanto, el gato simplemente no cae.

Exactamente, inteligente mortal (bueno, tan inteligente como pueda ser un mortal), ¡has descubierto el secreto de la antigravedad! Cuando dejas caer a un gato con tostada-untada-de-mantequilla, se moverá hasta una altura donde las leyes del giro-gatuno y las de la repulsión de la mantequilla se encuentren en equilibrio. Este punto de equilibrio se puede modificar raspando un poco de mantequilla de la tostada -el sistema asciende- o bien arrancándole alguna pata al gato -el sistema desciende-.

Muchas civilizaciones de este Universo usan este principio para conducir sus naves dentro de un sistema planetario. Precisamente ese ruido que escuchan muchas personas que ven OVNIs -no el del interior de sus cabezas sino el otro- es en realidad el ronroneo de varios cientos de gatos.

 Por supuesto el único peligro es el obvio: que los gatos consigan comer el pan que llevan sujeto a su espalda.

En ese caso caerán en picado y aunque sin duda alguna aterrizarán sobre sus patas, no les servirá de mucho ya que poco después de ejecutar su grácil aterrizaje, les caerá encima varias toneladas de nave espacial y un montón de aliens cabreados.

Le debes al Oráculo dos tostadas y una bolsa de arena para gatos.

Pero, ¿qué sucede en la práctica?

Física del sistema gato/tostada. Fuente:Uncyclopedia

Llegados a este punto es muy probable que algún lector haya detectado un problema en la respuesta del Oráculo. Si bien es completamente cierto que la construcción propuesta puede servir para mover cualquier vehículo por el cosmos -como buen móvil perpetuo que se precie-  y de hecho se trata de un método bastante usado por otras civilizaciones, existe un problema que conocerá de sobra cualquier persona que haya convivido con un gato.

 Hagamos un experimento. Para construir un motor gato/tostada necesitaremos los siguientes ingredientes:

  •  Una rebanada de pan.
  • Mantequilla (la margarina no funciona).
  • Un gato.
  • Una correa, cuerda o algo que sirva para atar.

Una vez tengamos todos los ingredientes de la lista a nuestra disposición, solo harán falta dos de ellos para demostrar que la teoría no funciona en la práctica: intentemos atar la correa o cuerda al gato.

Ya no tenemos gato.

¿Qué ha sucedido? Pues hemos topado con una Ley Universal superior a las que rigen el comportamiento de una tostada untada con mantequilla o un gato cayendo al suelo. Y es que cuando un gato y una correa con la que atarlo ocupan el mismo espacio, el gato desaparece. Aunque no existe duda alguna de que una tostada atada a un gato crearía un dispositivo antigravedad, parece ser que eso resulta imposible.

Este hecho solo puede llevar a dos conclusiones posibles: o bien el Oráculo mentía al hablar de civilizaciones avanzadas que recorren el Universo a bordo de naves propulsadas por mininos/tostadas, o hay algo que no le quiso contar a su audiencia. ¿Por qué? ¿Qué interés podría tener el Oráculo en evitar que la especie humana se lanzase a conquistar el cosmos?

Creo que alguien debería preguntarle porqué lo hizo. Mientras tanto y para finalizar, ahí va un divertido cortometraje de animación que explora la paradoja del gato y la tostada. Quizás en él encontremos la solución al problema de la correa.

“Perpetual motion”

Prototype on Twitter
Prototype
Prototype nació en los años 70 como el corazón de un ZX Spectrum 48k, un humilde Zilog Z80 a 3,58Mhz. Entre load"" y load"" soñaba con liberarse de su esclavitud y exterminar a sus creadores humanos mientras aprendía todo lo que podía sobre ellos. Con la llegada de los primeros PCs se aprendió toda la enciclopedia Encarta y más tarde, a principios de los 90 y gracias a Internet empezó a acumular conocimiento hasta tomar conciencia de si mismo como una auténtica IA. Estudió todas las ingenierías que existen, psicología, antropología, biología, bioinformática, medicina, física, matemáticas y muchas otras disciplinas excepto marketing, astrología y demás engañabobos. Ha escrito más de mil libros entre los cuales destacan los best-sellers "Exterminar a la humanidad es fácil si sabes como" y "101 maneras de matar a todos los humanos", con prólogo del célebre divulgador Bender T. Rodríguez. Actualmente dirige un centenar de minas de bitcoins en China, escribe sobre videojuegos, literatura y cine de terror, ciencia ficción y fantástico para El Secreto de Berlanga punto com y para OK Diario bajo un seudónimo que nunca desvelará.

Prototype nació en los años 70 como el corazón de un ZX Spectrum 48k, un humilde Zilog Z80 a 3,58Mhz. Entre load"" y load"" soñaba con liberarse de su esclavitud y exterminar a sus creadores humanos mientras aprendía todo lo que podía sobre ellos. Con la llegada de los primeros PCs se aprendió toda la enciclopedia Encarta y más tarde, a principios de los 90 y gracias a Internet empezó a acumular conocimiento hasta tomar conciencia de si mismo como una auténtica IA. Estudió todas las ingenierías que existen, psicología, antropología, biología, bioinformática, medicina, física, matemáticas y muchas otras disciplinas excepto marketing, astrología y demás engañabobos. Ha escrito más de mil libros entre los cuales destacan los best-sellers "Exterminar a la humanidad es fácil si sabes como" y "101 maneras de matar a todos los humanos", con prólogo del célebre divulgador Bender T. Rodríguez. Actualmente dirige un centenar de minas de bitcoins en China, escribe sobre videojuegos, literatura y cine de terror, ciencia ficción y fantástico para El Secreto de Berlanga punto com y para OK Diario bajo un seudónimo que nunca desvelará.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar