• Inicio
  • /
  • Cine
  • /
  • Las películas más rentables de la historia

Las películas más rentables de la historia

El cine ha cambiado mucho desde el momento de su creación a finales del siglo XIX. Inicialmente, se concibió como una simple atracción de feria, destinada a producir asombro en unos espectadores que no habían visto nada igual. Posteriormente, algunos genios como Méliès se dieron cuenta de las posibilidades que tenía el medio para contar historias, historias que fueron ganando en complejidad técnica y medios (y, por tanto, costes) a lo largo de los años. La última vuelta de tuerca llegó en la década de 1970, cuando las productoras americanas empezaron a concebir el cine en términos de rentabilidad aplicando técnicas agresivas de publicidad (capaces de reportar beneficios) como el merchandising, y controlando también la distribución y la proyección de los filmes.

Esto se refleja en la lista de las películas más rentables de la historia. Si bien hay algunas anteriores a la década de 1970, la mayor parte de las cintas son posteriores a esa fecha. La elaboración de esta clasificación es más compleja de lo que aparenta, puesto que la inflación ha ido subiendo y, por tanto, el valor del dinero ha cambiado desde que los hermanos Lumiére presentaron en sociedad su invento en el año 1895; además, en el mundo conviven un sinnúmero de monedas con diferente valor según el momento. Para la redacción de esta entrada se ha tomado como referencia el listado de películas con mayor recaudación ajustada a inflación disponible en la página web de Wikipedia:

1ª- Lo que el viento se llevó (1939, 3,3 mil millones de dólares ajustados a inflación). Ciertamente no es la mejor película de la historia, sin embargo supuso un hito y un fenómeno de masas por varias razones. En primer lugar, por el momento de su estreno, cuando EEUU estaba recuperándose de la crisis desencadenada por el Crash de 1929 y a punto de iniciarse la II Guerra Mundial. En ese momento se estaba produciendo un cambio muy profundo en la sociedad americana con una emigración masiva a las ciudades y un despoblamiento de las zonas rurales. Probablemente, muchos espectadores se sintieron identificados con la historia de un mundo que desaparece por causa de la guerra, tal y como se muestra en la película. En segundo lugar, Lo que el viento…, supuso un exuberante despliegue de medios y efectos especiales como nunca antes se había visto en el cine. Ciertamente, la película no resultó innovadora per se, pero reunió muchas de las novedades técnicas desarrolladas a lo largo de la década de 1930. Además, el argumento de la película desarrolla temas como el amor, el odio, la valentía, los celos o la muerte, los cuales entroncan Lo que el viento…, con las exitosas novelas de Dumas o Victor Hugo, auténticos fenómenos sociales de su época.

 

2ª- Avatar (2009, 2,8 mil millones $ a. i.). Ya hemos hablado de esta película, que supuso la consolidación de los efectos tridimensionales en el cine comercial. Sin embargo, Avatar es mucho más que eso. Al contrario que Lo que el viento…, Avatar es uno de los mayores logros de la historia del cine en cuanto a maquillaje, efectos especiales y diseño de escenarios (a golpe de talonario, puesto que se cuenta entre las películas más caras de la historia). Además, es un relato épico que narra una lucha entre el bien y el mal y la búsqueda del sentido de la vida, entroncando con mitologías como la hindú o la clásica. El éxito de Avatar entronca con la fascinación que el ser humano ha sentido por las epopeyas como la Odisea o el Mahabarata; una fascinación que se pierde en la noche de los tiempos.

 

3ª- Star Wars-Una nueva esperanza (1977, 2,5 mil millones $ a. i.). Star Wars es, con permiso de Avatar, la gran epopeya de nuestra época. Todo lo que se comentó sobre Avatar en cuanto a perfección técnica, efectos especiales y escenarios es aplicable a este filme: a pesar de que hoy parezca algo rudimentaria, en su momento la cinta resultó un hito de los efectos especiales. Además, esta primera entrega de Star Wars fue, junto con Tiburón, uno de los primeros blockbusters que demostraron que el cine podría llegar a ser un gran negocio para algunos y un gran espectáculo para todos.

 

4ª- Titanic (1997, 2,4 mil millones $ a. i.). Es otra gran historia de amor ambientada, en este caso, en uno de los momentos más fascinantes del siglo XX. El gran trasatlántico Titanic desató grandes pasiones desde su botadura (en el año 1911) por su gran lujo y el hecho de ser considerado uno de los mayores logros de la técnica de aquel tiempo. Su trágico hundimiento (que se llevó al fondo del mar a más de 1500 personas, incluyendo a miembros de importantes familias de ambas orillas del Atlántico) produjo un impacto que todavía no se ha superado. La película aprovecha esa fascinación para desarrollar una historia de amor imposible. Al igual que Avatar (con la que comparte la dirección de James Cameron), Titanic supuso un hito técnico sin precedentes.

 

5ª- Sonrisas y lágrimas (1965, 2,3 mil millones $ a. i.). Calificada por algunos de cursi y rancia, Sonrisas y lágrimas habla de la capacidad de superación y de reinvención de unos personajes superados por los acontecimientos históricos. Además, la historia de esta monja capaz de inculcar en unos niños el amor por la música en la Austria previa a la anexión nazi contiene números musicales de un optimismo arrollador como el que se recoge en el siguiente vídeo:

 

6ª- E.T., el extraterrestre (1982, 2,2 mil millones $ a. i.). La historia de la amistad entre un niño y un extraterrestre es el filme más personal de Spielberg, inspirado en una infancia marcada por el divorcio de sus padres. El filme refleja brillantemente la necesidad de afecto de un niño y el proceso de crecimiento y maduración, además de presentar a uno de los personajes más entrañables de la historia del cine.

 

7ª- Los diez mandamientos (1956, 2,1 mil millones $ a. i.). Otro gran despliegue técnico en el cine para narrar una historia épica (en este caso inspirado en el Éxodo, segundo libro de la Biblia). La historia de la liberación del pueblo judío de Egipto por parte de Moisés es uno de los temas más recurrentes en la cultura occidental, quizás debido a que la lucha de los pueblos por la libertad ha sido una preocupación constante desde tiempos inmemoriales hasta nuestros días.

Moisés en plena apertura de las aguas del Mar Rojo en la escena más recordada de Los diez mandamientos.

 

8ª- Star Wars-El despertar de la fuerza (2015, 2,1 mil millones $ a. i.). La última entrega estrenada hasta el momento de la saga de La guerra de las galaxias es una digna heredera de la película estrenada en 1977. Es posible que no aporte grandes innovaciones, pero hay que reconocer que es una cinta muy entretenida y que recupera el espíritu de las primeras películas de la saga.

 

9ª- Doctor Zhivago (1965, 2 mil millones $ a. i.). Al igual que Lo que el viento se llevó, es un filme que muestra el derrumbe de un mundo a causa de la Revolución Rusa de 1917 (que se muestra de una manera edulcorada). Además, recoge uno de los triángulos amorosos más célebres de la historia del cine. El éxito del filme también se debe a la partitura de Maurice Jarre y a la magnífica fotografía que saca partido de diversos paisajes españoles (parte de sus exteriores fueron rodados en Madrid, Castilla y León y Andalucía).

Escena de El doctor Zhivago. El monte que se ve detrás no pertenece a los Urales, sino que es Sierra Nevada desde la comarca de Guadix, en Granada.

10ª- Tiburón (1975, 1,9 mil millones $ a. i.). Junto con la primera entrega de Star Wars es uno de los primeros blockbusters. Como comentamos en su día, es un filme que saca partido de lo que más miedo produce: aquello que no se puede ver.

Spielberg entre las mandíbulas de su criatura.

Antón L. Martínez

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar