• Inicio
  • /
  • Cine
  • /
  • Cataluña en el cine I: Barcelona en el cine

Cataluña en el cine I: Barcelona en el cine

Cataluña es mucho más que Barcelona, sin embargo para entender a Cataluña es necesario conocer en profundidad la Ciudad Condal. Barcelona es una ciudad enormemente compleja en la que, ya solamente en su trama urbana, conviven una ciudad medieval, un ensanche de grandes avenidas al modo europeo, varios pueblecitos e incluso las cicatrices de instalaciones militares en forma de un parque (La Ciudadela) y una gran plaza (Plaza de Catalunya). El cine ha reflejado la complejidad de la ciudad de manera que, más que de Barcelona en el cine, cabría hablar de Barcelonas en el cine.

El cine llegó a Barcelona de la mano de Fructuós Gelabert, que rodó en sus calles la primera película española con argumento: Riña en un café (1897), que se muestra en el vídeo que antecede a este párrafo. Gelabert era hijo de un ebanista afincado en el barrio de Sants y, tras conocer el kinetoscopio de Edison y la invención de los hermanos Lumière, decidió fabricar su propia cámara y filmar una serie de pequeños cortos en las calles de la ciudad. Gelabert es el pionero de un gran número de directores de diversas épocas, nacionalidades y estilos que se han fijado en las diferentes realidades que integran la ciudad de Barcelona:

La Barcelona histórica

A pesar de su intenso pasado, el cine prácticamente se ha centrado en la historia de la ciudad durante el último siglo y medio, más o menos desde la Restauración Borbónica allá por 1875. La película que inauguró esta temática fue La ciudad quemada (Antoni Ribas, 1976) que intentó reflejar la convulsa década comprendida entre el desastre de Cuba de 1898 y la Semana Trágica de 1909. Asimismo, son varias las adaptaciones cinematográficas de obras literarias que, con mayor o menor acierto, intentan recrear la historia de Barcelona. Así, La verdad sobre el caso Savolta (Antonio Drove, 1979) y La ciudad de los prodigios (Mario Camus, 1999) se basan en sendas obras de Eduardo Mendoza. La primera se ambienta en la década de 1920, años de conflictividad social y obrera, y la segunda narra el ascenso social de un pícaro entre las dos Exposiciones Universales celebradas en la ciudad (entre 1888 y 1929).

También la Guerra Civil en la ciudad fue reflejada por el cine. Así, el filme Tierra y Libertad (Ken Loach, 1995), narra los enfrentamientos entre las diferentes facciones de la retaguardia republicana desde el punto de vista de unos jóvenes que acuden a luchar con las Brigadas Internacionales. Por otra parte, La plaza del diamante (Francesa Bertriú, 1982), adapta la obra cumbre de la literatura catalana en que se narran los padecimientos de la población civil durante la contienda.

Fotograma de Tierra y Libertad, película que refleja los enfrentamientos que tuvieron lugar durante la Guerra Civil Española en la retaguardia republicana con epicentro en Barcelona.

También la Transición en Barcelona se reflejó en varios filmes. Una de los mejores cintas sobre el tema es Informe General (Pere Portabella, 1976), imprescindible documental que desgrana la articulación de los partidos opositores al Franquismo al inicio de la Transición. La cinta se centra en lo sucedido a nivel estatal, aunque también muestra una Barcelona vibrante y convulsa.

Fotograma de Informe General en que se muestra una manifestación en Barcelona.

La Barcelona negra

Las fronteras españolas resultaron, en general, impermeables a la corriente del cine negro originada en Hollywood en la década de 1940. La excepción fue un director catalán, Julio Salvador, que rodó una serie de películas realmente curiosas. La más destacable es  Apartado de correos 1001 (1950), que narra la investigación policial de un asesinato en la Vía Laietana (que se muestra en el video inferior). A pesar de la precariedad de los medios y de la sencillez del argumento, es un filme muy entretenido y que constituye un testimonio de gran valor al reflejar la vida en la ciudad en la década de 1950.

Posteriormente, esa Barcelona negra sería reflejada desde otros puntos de vista. Uno de los ejemplos más surrealistas es Los supercamorristas (Sammo Hung, 1984), que llevó a Jackie Chan a practicar las artes marciales en las calles de la Ciudad Condal.

La Barcelona marginal

Barcelona es la cuna de la rumba catalana, género musical nacido en las ciudades de chabolas arracimadas a lo largo del litoral, especialmente en Montjuic y en el Somorrostro (donde hoy se levanta el Puerto Olímpico). Estas barriadas son el escenario de Los Tarantos (Francisco Rovira Beleta, 1963), musical cuyo argumento se inspira en Romeo y Julieta y que narra la secular rivalidad entre dos familias gitanas. El filme, que cuenta con la legendaria bailaora Carmen Amaya entre sus actores principales, fue candidato al Óscar a la mejor película extranjera. En el video de abajo se muestra una de las actuaciones de Amaya, que a pesar de estar muy enferma (moriría poco después del rodaje), ejecuta en la película algunas de sus mejores actuaciones:

La Barcelona fantástica

Ya desde los comienzos del cine, los directores incorporaron elementos fantásticos a sus filmes. Así, el propio Fructuós Gelabert, del que hablamos al inicio de la entrada, rodó algún corto en que se introducían elementos fantásticos. Posteriormente, destaca el filme Fata Morgana (Vicente Aranda, 1966), primera película de la denominada Escuela de Barcelona, caracterizada por la experimentación y la rebelión contra los modelos establecidos. A pesar de que hoy resulte algo desfasada, Fata Morgana fue la primera película española que adaptó rasgos del cómic y de la literatura pulp para mostrar una Barcelona desértica y arrasada.

Fata Morgana muestra una Barcelona desierta e inquietante.

Más actuales son los filmes de la saga [REC] (el primero es de 2007). Son codirecciones de Jaume Balagueró y Paco Plaza que, con técnica documental, narran cómo en una casa de la Rambla de Catalunya sus moradores se transforman en seres violentos.

El edificio protagonista de [Rec].

La Barcelona de postal

En el año 2008 Woody Allen se desplazó a Barcelona para rodar Vicky Cristina Barcelona, película que muestra la relación que se establece entre los personajes interpretados por Rebecca Hall, Scarlett Johansson y Javier Bardem. El filme es totalmente frívolo y superficial pero muestra con maestría postales de la Barcelona más turística: la obra de Gaudí, el Raval, el Tibidabo…

El Museo Nacional de Arte de Catalunya (MNAC) en un fotograma de la película de Woody Allen.

Sin embargo, Allen no fue el primer director en mostrar Barcelona de esta manera: en 2002 Cédric Klapisch rodó en la ciudad Una casa de locos, película francesa que narra las aventuras de un grupo de Erasmus. Por otra parte, con una intención muy diferente, en 1974 Michelangelo Antonioni filmó en Barcelona El reportero, cinta en la que adquieren gran relevancia dos obras de Gaudí: el Palacio Güell y la Casa Milà.

Jack Nicholson y Maria Schneider en la Casa Milà durante la filmación de El reportero.

La Barcelona multicultural

La Barcelona de hoy en día es una ciudad multicultural, en la que convive gente de diversa procedencia. Quizás uno de los mejores ejemplos de esta multiculturalidad es el barrio de El Raval. Otrora barrio chino y foco de delincuencia, el Raval se ha convertido en uno de los barrios más plurales de la ciudad. Esta transformación es reflejada por el documental En construcción (José Luis Guerín, 2001), que se alzó con el Goya al mejor documental.

Otro filme que muestra la diversidad de Barcelona es la oscarizada Todo sobre mi madre (Pedro Almodóvar, 1999), primera inscursión del director manchego en la ciudad catalana. El filme muestra diferentes localizaciones de la ciudad y explota los contrastes de la metrópolis como solamente Almodóvar lo sabe hacer.

Antón L. Martínez

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar