El cine en el cine

Hace unas semanas se estrenó The disaster artist, protagonizada y dirigida por el polémico director James Franco. El filme narra el rodaje de The Room (2003), calificada como la peor película de la historia. Lo cierto es que el cine ha encontrado inspiración numerosas veces en sí mismo, no siendo pocas las cintas basadas en rodajes, personajes o situaciones relacionados con el séptimo arte.

Así, en 1994, Tim Burton rodó una de sus mejores películas: Ed Wood. En ella se refleja el proceso creativo de este director de filmes de terror y ciencia ficción de las décadas de 1950 y 1960, considerado por muchos como el peor director de la historia. Tal y como contábamos hace un par de semanas, Wood rescató del olvido y del ostracismo a un decadente Béla Lugosi sumido en la drogadicción y la miseria. Sin duda lo mejor del filme de Burton es la interpretación que Martin Landau realiza del actor rumano y que le valió dos Óscars al filme: uno al mejor actor secundario al propio Landau y otro por el maquillaje y la caracterización del actor.

Martin Landau como Lugosi y Johnny Depp como Ed Wood en el filme de Burton.

Otras películas han reflejado la vida de importantes cineastas como Hitchcock (Sacha Gervasi, 2012), que cuenta cómo el genio del cine de suspense decidió rodar una película de terror de bajo presupuesto. En la película se refleja como, a pesar de las manías y de las excentricidades del director (que a veces rondaban lo perverso), el resultado fue uno de los filmes más sorprendentes de la historia del cine: Psicosis (1960). Una cinta basada en la vida de otro genio del cine de origen inglés es Chaplin (Richard Attenborough, 1992), que relata la azarosa vida del maestro de la comedia, desde sus orígenes humildes en Inglaterra hasta su destierro en Suiza, pasando por sus días gloriosos en Hollywood.

Anthony Hopkins como Hitchcock en la película de Sacha Gervasi.

Otras películas reflejan momentos de la historia del cine. Uno de los momentos más traumáticos de la historia del séptimo arte fue la transición del cine mudo al sonoro: muchas estrellas dejaron de brillar al abrir la boca y demostrar que su voz o su dicción no era la adecuada para los oídos de los espectadores. Este es el argumento de Cantando bajo la lluvia (Gene Kelly y Stanley Donen, 1952), una de las obras maestras del cine musical. En Cantando bajo la lluvia se recogen con humor muchas anécdotas de este momento, como que los actores y actrices tuvieron que recibir clases de dicción para aprender a hablar ante los micrófonos, tal y como se puede comprobar en el vídeo siguiente donde Gene Kelly y Donald O’Connor sorprenden a un serio logopeda:

Más amarga es El crepúsculo de los dioses (Billy Wilder, 1950), en la que se muestra a una estrella del cine mudo arruinada y fracasada por no ser tener las aptitudes necesarias para triunfar en el cine sonoro. La protagonista del filme es Gloria Swanson, que da vida a la ficticia actriz Norma Desmond. La propia Swanson había sido una estrella del cine mudo que no había sabido adaptarse al cine sonoro. Su participación en El crepúsculo de los dioses supuso su regreso al cine por la puerta grande, algo casi inaudito en un mundo que no suele conceder segundas oportunidades. En El crepúsculo… actúan también otros actores y directores del cine mudo como Buster Keaton o Erich von Stronheim, probablemente el mejor director de todos los tiempos. Otro filme que también refleja las dificultades de la transición al sonoro es The artist (Michael Hazanavicius, 2011), película muda que cosechó el éxito de crítica y público en plena eclosión del cine en 3D.

Norma Desmond en su última actuación estelar al final de El crepúsculo de los dioses.

Otro motivo de inspiración es el propio proceso de concepción de una película. En el filme 8 1/2 (Federico Fellini, 1963) se relata cómo un director sufre una crisis de inspiración (que se traduce en una crisis existencial) y es incapaz de abstraerse después del estreno de su última película, acosado por productores, espectadores y periodistas que le reclaman una nueva cinta. 8 1/2 es un filme difícil por momentos, con muchas escenas oníricas y surrealistas que se han convertido en un icono del séptimo arte. En el vídeo que sigue al párrafo se recoge el final de la película, en que todo el elenco desfila ante los ojos del protagonista al ritmo de una marcha circense de Nino Rota en el plató de una producción de ciencia ficción. 8 1/2 ha servido de inspiración para otros filmes sobre el abordaje de crisis de inspiración: desde el vilipendiado musical Nine (Rob Marshall, 2009) hasta la depresiva Recuerdos de una estrella (Woody Allen, 1980).

El cine también ha servido en ocasiones para criticar al propio sistema cinematográfico. Quizás la mejor patada a Hollywood la propinó Vincente Minnelli en 1952 con Cautivos del mal, protagonizada por un productor sin escrúpulos. También resulta destacable el intento de Robert Altman en 1992 con El juego de Hollywood, que refleja las prácticas amorales de los estudios de la meca del cine.

Kirk Douglas como el productor en declive Jonathan Shields en Cautivos del mal.

¿Y en España? Quizás uno de los momentos más particulares de la historia del cine español fue la aproximación de la industria cinematográfica española a la Alemania del Tercer Reich. La actriz Imperio Argentina viajó a Alemania y llegó a actuar para Hitler. Estos hechos se recrean en La niña de tus ojos (Fernando Trueba, 1998).

Quizás la mejor manera de acabar esta entrada de El secreto de Berlanga sea recordar la mejor declaración de amor al cine que ha sido registrada por una cámara: Cinema Paradiso (Giuseppe Tornatore, 1988), en que la experiencia vital de un niño siciliano transcurre en paralelo con su afición por el séptimo arte. Y, para acabar, se recoge el final de la película en el video inferior: un compendio de todas las escenas censuradas por el párroco del pueblo de dónde procede el protagonista:

Antón L. Martínez

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar