Isabel y Romy: dos vidas marcadas por la tragedia

A finales de la década de 1950 el director austríaco Ernst Marischka filmó tres películas de corte romántico inspirándose en la biografía de la emperatriz Isabel de Austria (1837-1898); a pesar de ser unos filmes de escasa calidad, su impacto en la sociedad europea del momento fue muy relevante. La denominada trilogía de Sissi emperatriz sirvió para lanzar la carrera de su protagonista, la actriz Romy Schneider (1938-1982), y para recordar a la emperatriz Isabel, uno de los personajes más complejos y fascinantes del siglo XIX. Schneider e Isabel de Austria vivieron en momentos distintos de la historia y probablemente sus circunstancias fueron muy diferentes; sin embargo, ambas compartieron un destino trágico, marcado por una vida que no pudieron elegir y que las sumió en un torbellino de problemas familiares y psicológicos que, en último término, derivaron en una muerte prematura.

Romy Scheider como Isabel de Austria en un fotograma de una de las películas de la trilogía de Sissi.

Isabel de Wittelsbach nació en el seno de la familia real de Baviera (reino situado al sur de la actual Alemania y con capital en Munich). Su infancia transcurrió sin mayores sobresaltos hasta que con 16 años acompañó a su madre y a su hermana Elena al balneario austríaco de Bad Ischl, donde veraneaba su primo Francisco José I, el futuro emperador de Austria. La idea inicial de las familias era que Elena y Francisco José contrajesen matrimonio; sin embargo, el joven se quedó prendado de Isabel y, un año más tarde, se casaron. Isabel nunca se acostumbró a la rígida etiqueta de la corte austríaca y pronto empezó a manifestar síntomas de ansiedad y a distanciarse de su marido y de Viena, emprendiendo viajes cada vez más frecuentes al extranjero.

Retratos de los emperadores de Austria Francisco José e Isabel.

Romy Schneider nació en el seno de una familia de actores. Su infancia vino marcada por la separación de sus padres y muy pronto debutó en el cine impulsada por su madre, la actriz alemana Magda Schneider, y su padrastro. Romy no estaba de acuerdo con los papeles románticos que los adultos elegían para ella (incluyendo el de la emperatriz austríaca en la saga de Sissi), pero al ser menor de edad no podía oponerse. Durante el rodaje de una de estas películas, titulada Christine (1959), Romy conoció a Alain Delon, con el que se trasladó a Francia. La relación duró poco, pero al alejarse de Austria la actriz pudo entrar en contacto con otros directores e interpretar papeles con mayor carga dramática a las órdenes de Orson Welles o Luchino Visconti. En su madurez Romy Schneider volvería a interpretar a Isabel de Austria: lo haría dirigida por Visconti en la película Ludwig (1973), en que confiere una profundidad psicológica a su personaje que nada tiene que ver con la ramplonería de las películas de la trilogía de Sissi.

Romy Schneider como Isabel de Austria en Ludwig, uno de los filmes más monumentales de Visconti.

La vida de ambas mujeres quedó marcada por la pérdida de sus hijos, que marcó el inicio de su declive. Isabel perdió primero a su hija Sofía en el curso de una infección que le sobrevino cuando ésta contaba dos años. En ese momento, Isabel empezó a manifestar síntomas de depresión y anorexia que se intensificarían a lo largo de los años. Sin embargo, el momento más amargo de su vida tuvo lugar casi treinta años después, cuando su hijo Rodolfo apareció muerto junto a su amante en el pabellón de caza de Mayerling por causas aún hoy en día no totalmente aclaradas. El denominado incidente de Mayerling sumió a la emperatriz en una depresión que la llevó a vestir de negro el resto de su vida.

En sus últimos años, la emperatriz Isabel de Austria se mostraba muy renuente a dejarse fotografiar. Uno de los motivos podía ser que, debido a la bulimia, su dentadura se había deteriorado considerablemente.

Romy perdió a su hijo David de 14 años como consecuencia de un accidente doméstico. A raíz del fallecimiento del niño, la actriz se sumió en un torrente de alcohol y tranquilizantes que acabó con ella apenas un año después, cuando contaba con 43 años. No está claro si falleció de una sobredosis o de un ataque al corazón sobrevenido por los disgustos.

Romy Schneider reposa en un cementerio cerca de París. Aunque ni siquiera la muerte le ha permitido reposar: en el año 2017 su tumba fue profanada.

Isabel de Austria también murió en circunstancias extrañas. Tras el fallecimiento de Rodolfo, sus viajes se hicieron aún más frecuentes y durante una estancia en Ginebra se cruzó con el anarquista Luigi Lucheni. El objetivo del asesino era el pretendiente al trono francés, que tenía planeado pasar las vacaciones en la ciudad suiza; sin embargo, una cancelación del viaje de última hora hizo que la emperatriz austriaca se situase en el punto de mira del italiano. Ambos se cruzaron en un embarcadero del lago de Ginebra, donde Lucheni apuñaló a la emperatriz con un estilete. Parece ser que en un primer momento nadie del séquito de la emperatriz se había dado cuenta de que aquel hombre que había tropezado con ella le había clavado un arma: la emperatriz aún pudo dar algunos pasos antes de desplomarse y fallecer a consecuencia de la hemorragia. Isabel contaba con 68 años por aquel entonces. Francisco José sobrevivió casi veinte años a su esposa, puesto que ostentó el trono de su país hasta el año 1916, dos años antes de que el final de la Primera Guerra Mundial acabase con el Imperio Austrohúngaro y con un mundo del que Isabel de Austria fue clara representante.

Francisco José I, esposo de Isabel, fue el penúltimo emperador de Austria y el más longevo. En su corte, una de las más refinadas de Europa, destacaron los compositores de la familia Strauss, cuyos valses, marchas y polcas son auténticos arquetipos culturales hoy en día.

Antón L. Martínez

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar