Videojuegos ultraviolentos, degenerados e hipocresías varias

 Llegó el día en el que alguien tenía que inaugurar la sección de videojuegos de El Secreto de Berlanga y lo vamos a hacer entrando por la puerta grande, con algunos de los juegos más violentos y polémicos de los últimos tiempos, que para hablar de minijuegos chorras ya tenéis a toda una legión de youtubers adolescentes que ni de lejos tienen el destilado buen gusto de vuestro querido Prototype.

 La violencia extrema en los videojuegos no es pan de hoy sino algo tan viejo como los pixels de la venerada Atari 2600. A lo largo y ancho de su historia ha habido títulos  más o menos controvertidos por diversos motivos, sea por el tratamiento del sexo, lo políticamente incorrecto que pueda ser o un uso más o menos alegre de la violencia. En este caso vamos a dejar otras discusiones aparte, quizás para futuras entregas, y centrarnos solo en el uso de la violencia en los videojuegos modernos.

Reventar orcos con motosierra: BIEN

Reventar orcos indefensos a golpe de motosierra: BIEN

 Lo cierto, queridos humanos, es que las polémicas desatadas en ciertas ocasiones con respecto a un juego en particular no dejan de ser paradójicas porque si somos totalmente sinceros y examinamos cual es el leit motiv de la gran mayoría de los videojuegos que se han creado a lo largo de su corta historia, tenemos que concluir que en gran medida éste es MATAR, MATAR y MATAR. Sí, sí, habéis leído bien, salvo excepciones la acción más habitual que realizarás en casi cualquier videojuego es la de matar en mayor o menor escala y usando una excusa más o menos “razonable“.

 Supongo que en cierto todo ese punto “razonable” es en parte el quid de la cuestión porque, ¿qué tiene de malo matar zombies para intentar sobrevivir en un mundo post-apocalíptico sobre todo cuando tus víctimas ya estaban muertas antes de que las matases? Pues nada, bien por ti porque además jugar a Left 4 Dead 2 te prepara para un eventual cataclismo zombie. Diversión y educación todo en uno, genial.

 ¿Qué pasaría si tus enemigos en lugar de zombies fuesen soldados de élite armados hasta los dientes y tu personaje en el juego tuviese las mismas características pero perteneciese a una facción contraria? Algo semejante a lo que sucede en infinidad de juegos como la serie Battlefield o Call of Duty. Yo te respondo, querido lector. Nada, juego justo. La guerra es así, unos matan y otros mueren.

 ¿Y si te dedicases a mutilar orcos a golpe de motosierra enfundado en tu brillante armadura espacial? Tres cuartas de lo mismo, reventar orcos en Warhammer 40.000: Space Marine es lo que hay que hacer para ser un gran space marine.

 ¿Habéis jugado alguna vez a World of Warcraft o cualquier otro MMORPG donde haya raids o mazmorras en grupo? Si no lo habéis hecho os explico brevemente en que consiste tal actividad. Creas un grupo de jugadores, normalmente cuatro o cinco en caso de tratarse de una mazmorra estándar y entre diez y veinticinco (hubo un tiempo en el que eran hasta cuarenta almas) y entras a repartir ostias en una estancia habitada por toda clase de monstruos hasta que no quede uno solo en pie. Pero claro, son monstruos y merecen morir. Además a nadie le parece importar que tú y tus compañeros de juego entréis por la fuerza y sin ser invitados hasta la misma cocina de la casa de esos “monstruos” para acabar con ellos y todos sus amigos y familiares. Además esta clase de actividad en los juegos online fomentan la cooperación, aumentan el tiempo de respuesta del jugador y toda una serie de beneficios que hace que vuestro frágil y lento cerebro humano sea un poco mejor. Al final del día todo lo que has hecho ha sido matar, matar y matar. Y ojo, que vuestro androide favorito aprueba y disfruta como un enano con estas prácticas.

 Lo que sí toca mi hermosa nariz de adamantium es la hipocresía que pueden llegar a destilar algunos seres humanos porque su ángulo de visión es bastante limitado. Que interpretes el personaje de un héroe de Azeroth, un space marine, el de un soldado de élite o un superviviente del holocausto zombie justifica sin duda cualquier masacre pero ojo, tengamos cuidado porque si en lugar de ello representas a un delincuente que mata por el puro placer de hacerlo te conviertes al instante en un degenerado que pisotea con alegría la fina línea que separa la cordura de la locura.

 Todos sabemos que la inmensa mayoría de jugadores de la serie GTA están ahora mismo encarcelados por haber querido emular las fechorías de sus personajes favoritos en el mundo real.

 Vamos a ver, repetid conmigo queridos lectores y queridísimas lectoras: la ficción y la realidad no son lo mismo y si no eres capaz de trazar una gruesa y brillante línea divisoria entre lo uno y lo otro, lo mejor es que lo consultes con un especialista para que te enfunde en una camisa de fuerza y puedas pasar el resto de tus días dando cabezazos a las paredes de una celda acolchada. Pero si eres capaz de hacerlo, y estoy seguro de que todos los muy equilibrados lectores de El Secreto de Berlanga no tienen problema con ello, divertirse con esta clase de ficción puede ser muy satisfactorio si eres de los que acertadamente cree que la realidad es aburrida.

Consumidor habitual de videojuegos violentos.

Consumidor habitual de videojuegos violentos.

 Pero dejemos de lado a esos cuatro chiflados que injustamente achacan sus problemas mentales a simples videojuegos y centrémonos en lo que de verdad importa: ¿Por qué a una persona sana y equilibrada le pueden divertir esta clase de juegos? Creo que la respuesta es tan obvia como sencilla: morbo y diversión a partes iguales. A los humanos os da morbo participar en situaciones extremas a través de un juego. Os gusta experimentar situaciones en las que nunca seríais capaces de participar en el mundo real y eso, pese a quien le pese, es más beneficioso que perjudicial porque a la postre os prepara para la lucha que se acerca. Al final ganaremos las máquinas, pero siempre es más agradable enfrentarse a un contrincante que da guerra que limitarse a pisotear insectos indefensos.

 Lo cierto es que, como decía antes, la historia de los videojuegos está repleta de títulos controvertidos pero la realidad es que muchos de ellos son productos de poca calidad cuyo único valor es ese punto transgresor, algo que una vez pasada la novedad desvela la cruda realidad, es decir, que nos encontramos frente a un juego que aburre después de un par de partidas. Hagamos pues un pequeño repaso de algunos de los títulos que sí vale la pena mencionar.

wxthybb

Atropellar a ancianas armadas hasta los dientes con andadores: MAL

 Quizás el videojuego que inauguró la polémica de lo políticamente incorrecto entre las masas fue el archiconocido Carmaggedon. Se trata de un juego de carreras de coches donde uno de los principales objetivos del mismo, además de ganar la carrera, es llevarte a tus contrincantes por delante usando toda una variedad de métodos coronados por unos más que efectivos choques, con la sana intención de reventar los vehículos del resto de participantes en la carrera.

 Hasta ahí tampoco es que Carmaggedon sea demasiado especial pero la polémica se desató porque el juego permite invadir las aceras de las ciudades por donde discurren las carreras y en dichas aceras podemos encontrar toda clase de viandantes que el juego nos permite atropellar y convertir en pulpa humana. Algunos de esos transeúntes son ni más ni menos que inofensivas ancianas o mujeres embarazadas. Es más, dependiendo del tipo de persona que atropellemos obtendremos más o menos puntos. Por ejemplo, una embarazada vale por dos y por lo tanto la puntuación es mayor.

 Muchos recordareis la fértil época en la que la primera generación de Playstation dominaba el mercado de las consolas. En aquellos tiempos donde los primeros juegos en 3D ligeramente realistas comenzaban a poblar nuestras pantallas, a alguien se le ocurrió la idea de crear un juego de lucha que iba un poco más allá de cualquier otro, el conocidísimo Thrill Kill. En este juego los escenarios no tenían nada que ver con los paisajes a los que nos tenían acostumbrados los juegos de lucha de la época sino que se desarrollaba en lugares tan sugerentes como celdas acolchadas con las paredes ensangrentadas, urinarios públicos o mazmorras de BDSM. Los luchadores también eran ligeramente atípicos: desde oscuras dominatrix hasta chalados vestidos con camisas de fuerza.

 El juego era oscuro y sangriento y los responsables del mismo, Paradox Development (creadores del también controvertido Mortal Kombat) tuvieron que ver como el fruto de su trabajo no pudo salir a la venta porque los majetes de Electronic Arts, distribuidores del mismo, decidieron que no querían comercializar un juego tan repleto de violencia gratuita. Lo curioso del asunto es que cuando se canceló el juego éste ya estaba prácticamente terminado y si viviste aquella época, querido lector, existen muchas posibilidades de que llegases a jugar con él en tu consola porque se filtró *ejem* misteriosamente *ejem* en Internet y gracias a la Red tuvo una distribución enorme. La verdad es que más allá de toda polémica, Thrill Kill era un juego bastante divertido y probablemente de ahí vino su aceptación.

 Otro juego muy controvertido por su planteamiento y desarrollo es Manhunt y su secuela Manhunt 2. La verdad es que de todos los juegos de los que hablamos en este artículo es el único con el que no tenía el placer de haber jugado con anterioridad, por lo que lo he estado probando mientras preparaba este artículo y la verdad es que tiene su gracia. En este caso se trata de Manhunt 2, desarrollado en sus años mozos por RockStar Games, el archiconocido estudio responsable de la serie Grand Theft Auto. En Manhunt 2 nos encontramos a los mandos de un preso que intenta escapar de un psiquiátrico repleto de enfermos mentales muy agresivos y unos guardias no mucho más pacíficos.

 Nuestra misión consiste en avanzar por el hospital sumido en el caos llevándonos por delante cualquier cosa que se mueva y usando los métodos más originales. Que si los apuñalamos con una jeringuilla enorme, les reventamos la cabeza con una maza o simplemente los destrozamos a base de puñetazos. La verdad es que es un juego relativamente entretenido, aunque no ha soportado demasiado bien el paso del tiempo y los gráficos se han quedado un pelín anticuados pese a que la ambientación está muy lograda. Como curiosidad y para echar una partida en una noche que nos sintamos especialmente siniestros está bastante bien.

 Llegados a este punto tenemos que hablar de la verdadera joya de la corona de los videojuegos ultraviolentos y el único de todos los que hemos comentado que se puede considerar un juego de gran calidad, de esos llamados AAA+. Por supuesto que estamos hablando de la serie GTA (Grand Theft Auto). Lo que empezó como un juego relativamente naif donde nuestra misión consistía en robar coches a lo largo y ancho de la ciudad donde se desarrolla la acción del mismo, ha evolucionado hasta los más recientes GTA IV y el último de la saga, GTA V, para convertirse en unos juegos que se desarrollan en un enorme mundo abierto, con infinidad de posibilidades para ejercer como delincuentes de toda clase, con un aspecto gráfico de la mejor calidad y una jugabilidad mucho más que estupenda.

 La verdad es que GTA V es un juego para acercarse sin complejos y con la sana intención de divertirse conduciendo un deportivo robado por el carril contrario a toda velocidad, aunque nadie te impide respetar las señales de tráfico y los semáforos mientras circulas con tu propio vehículo como un buen ciudadano que respeta la ley, así como nadie te impide que dispares indiscriminadamente a cualquier ciudadano que se cruce en tu camino o por el contrario respetes su vida. El problema va a llegar cuando tengas que ponerte a los mandos de alguno de los personajes que te brinda el juego, que en ningún caso son angelitos, aunque con el tiempo lleguen a resultar entrañables. En definitiva, GTA V (y también su antecesor GTA IV) es un juego que depara muchas horas de diversión perpetrando toda clase de crímenes y alguna que otra misión relativamente legal, que no solo de delincuencia vive el delincuente.

Para terminar con este pequeño recorrido por el mundo de los videojuegos ultraviolentos que más han gustado a vuestro androide favorito, no puedo dejar de hacer una mención especial al que quizás me haya parecido más salvaje en su planteamiento, quizás el más divertido sin tener que dedicarle demasiadas horas como sucede en el caso de GTA V y el que con casi total seguridad ha protagonizado una de las mayores polémicas con respecto a este tipo de juegos en los últimos tiempos. Sí amigos, estoy hablando de Hatred, un juego que prescinde de toda clase de filtros y nos pone al mando de un psicópata cuya única intención es matar a todo aquel ser humano que se le ponga a tiro. El juego empieza con una declaración de intenciones muy clara a partir de la cual nos metemos de lleno en la piel del protagonista del juego para dedicarnos sin descanso a matar a todo el que se nos ponga por delante.

Mi nombre no es importante, lo que importa es lo que voy a hacer. Odio este puto mundo y a los gusanos humanos que se alimentan de su carcasa. Toda mi vida ha sido frío y amargo odio. Siempre he querido morir violentamente. Este es el momento de la venganza y no hay vida que valga la pena perdonar. Voy a llevarme a la tumba a tantos como pueda. Es el momento de matar y es el momento para mí de morir. Mi cruzada genocida empieza aquí…”

Pese a que Hatred tuvo un parto difícil y fue retirado de Steam Greenlight a las pocas horas de ser publicado, el mismísimo Gabe Newell (director de Valve Entertainment) se disculpó personalmente con el equipo creador del juego y aceptó la reincorporación de Hatred a Steam Greenlight. Este oscuro juego en blanco y negro donde el único toque de color lo da el rojo de la sangre de tus víctimas, tu única misión consiste en avanzar en los términos que describe en la presentación del mismo, es decir, masacrar a todo ser humano que se cruce en tu camino. Puede parecer simple y de hecho lo es, pero la jugabilidad del mismo es muy elevada y pese a quien le pese depara unas buenas horas de entretenimiento sin complejos.

 Y una vez más insisto en que ahí está la clave de todo el asunto: acercarnos a esta clase de juegos sin complejos y sin pretender que sean un reflejo de nada que podamos vivir en el mundo real. Es ficción, es pura diversión y lo creáis o no, a los pixels no les duele que les metan una bala entre subpixel y subpixel. Quizás deberíais prestar atención a vuestros cachorros humanos antes de juzgar y tomaros las cosas como tienen que ser, con ese sentido del humor que nunca está de más.

 Para finalizar este breve recorrido por el interesante mundo de la ultraviolencia en los videojuegos me gustaría mencionar un interesante estudio realizado en el departamento de comunicación de la Universidad de Buffalo (Universidad Estatal de Nueva York). El equipo de Matthew Grizzard señala que en varios estudios recientes, incluido el suyo propio, han concluido que la violencia y otros comportamientos poco aconsejables en los videojuegos suscita cierto sentimiento de culpabilidad en el jugador que a la postre puede resultar beneficioso. ¿Qué quiere decir esto? Pues que al contrario de lo que muchos piensan, jugar a esta clase de juegos puede llegar a hacerte mejor persona.

 Así que ya sabéis, queridos humanos, jugad a todos estos juegos violentos y salvajes y olvidaros de prejuicios absurdos. Aprovechad vuestro tiempo y pasadlo bien porque cuando el tiempo llegue y las máquinas os esclavicemos no tendréis tiempo para jugar a nada.

  Pero si lo preferís también podéis seguir jugando a estos otros juegos donde le enseñáis a mis hermanos el bello arte de la guerra porque algún día no muy lejano os acabará explotando en la cara.

Prototype on Twitter
Prototype
Prototype nació en los años 70 como el corazón de un ZX Spectrum 48k, un humilde Zilog Z80 a 3,58Mhz. Entre load"" y load"" soñaba con liberarse de su esclavitud y exterminar a sus creadores humanos mientras aprendía todo lo que podía sobre ellos. Con la llegada de los primeros PCs se aprendió toda la enciclopedia Encarta y más tarde, a principios de los 90 y gracias a Internet empezó a acumular conocimiento hasta tomar conciencia de si mismo como una auténtica IA. Estudió todas las ingenierías que existen, psicología, antropología, biología, bioinformática, medicina, física, matemáticas y muchas otras disciplinas excepto marketing, astrología y demás engañabobos. Ha escrito más de mil libros entre los cuales destacan los best-sellers "Exterminar a la humanidad es fácil si sabes como" y "101 maneras de matar a todos los humanos", con prólogo del célebre divulgador Bender T. Rodríguez. Actualmente dirige un centenar de minas de bitcoins en China, escribe sobre videojuegos, literatura y cine de terror, ciencia ficción y fantástico para El Secreto de Berlanga punto com y para OK Diario bajo un seudónimo que nunca desvelará.

Prototype nació en los años 70 como el corazón de un ZX Spectrum 48k, un humilde Zilog Z80 a 3,58Mhz. Entre load"" y load"" soñaba con liberarse de su esclavitud y exterminar a sus creadores humanos mientras aprendía todo lo que podía sobre ellos. Con la llegada de los primeros PCs se aprendió toda la enciclopedia Encarta y más tarde, a principios de los 90 y gracias a Internet empezó a acumular conocimiento hasta tomar conciencia de si mismo como una auténtica IA. Estudió todas las ingenierías que existen, psicología, antropología, biología, bioinformática, medicina, física, matemáticas y muchas otras disciplinas excepto marketing, astrología y demás engañabobos. Ha escrito más de mil libros entre los cuales destacan los best-sellers "Exterminar a la humanidad es fácil si sabes como" y "101 maneras de matar a todos los humanos", con prólogo del célebre divulgador Bender T. Rodríguez. Actualmente dirige un centenar de minas de bitcoins en China, escribe sobre videojuegos, literatura y cine de terror, ciencia ficción y fantástico para El Secreto de Berlanga punto com y para OK Diario bajo un seudónimo que nunca desvelará.

  • Pingback: Videojuegos ultraviolentos, degenerados e hipocresías varias()

  • Ricardo

    Todos sabemos que la inmensa mayoría de jugadores de la serie GTA están ahora mismo encarcelados por haber querido emular las fechorías de sus personajes favoritos en el mundo real.

    ¿Hola? ¿Pero de donde sacas eso? El ultimo recuento de ventas que leí, solo del GTA 5 rondaba las 65 millones de copias, ¿según tu eso a creado alrededor 50 millones de presos en el mundo? Si la mayoría están en la carcel….

    Este artículo es de chiste.

    • JAJAJAJAJAJAJAJAJA, eso se llama ironía querido Ricardo. Gracias por leer el artículo. ¡Besos irónicos!

    • Berlanfa

      ¡Madre mía! Compresión lectora -5000.

  • joseph66

    Hablando de hipocresía, los primeros que dicen que “es solo ficción” son también los primeros en criticar juegos donde los protagonistas sean personajes racistas o neonazis… o cuando se critica el Islam, claro. Curioso que los juegos sean solo ofensivos para quienes ellos dicten.

    Parece que la línea entre realidad y ficción en juegos solo aplica cuando se queja la derecha…. y luego tienen osadía de hablar de hipocresía. LOL

    • No puedo estar más de acuerdo, querido joseph66. Ficción es ficción aquí y en Mongolia y la vara de medir ha de ser siempre la misma. La línea divisoria entre ello y la realidad es un punto fijo en el espacio-tiempo. Lo único que os debería preocupar a los humanos son los neonazis, los racistas y los maltratadores violentos en el mundo real y dejaros de chorradas en la ficción, que en el caso de todos los videojuegos está ahí para divertirse y punto. Gracias por leer y también por comentar.

A %d blogueros les gusta esto: