La Misión: dilema en el Paraná

El cine no ha dado la talla a la hora de tratar ciertos temas, tales como la llegada de los españoles a América y la dominación hispano-lusa del sur de este continente. Quitando las producciones propagandísticas del primer Franquismo, o las discutibles películas producidas en el año 1992 con motivo del V Centenario, los ejemplos son muy escasos. Una de las mejores cintas acerca de este período histórico es quizás La Misión, un filme británico del año 1986 dirigido por Roland Joffé y en que brillan con luz propia sus dos actores protagonistas: Robert De Niro y Jeremy Irons.

La historia

En 1540 el militar y religioso vasco Ignacio de Loyola fundó la orden de la Compañía de Jesús (los Jesuitas). Desde el primer momento, la orden mostró una serie de peculiaridades como la enorme importancia conferida a la formación intelectual y la obediencia directa al Papa. Desde los inicios de la colonización española en América los jesuitas tomaron una clara iniciativa a la hora de cristianizar a los indígenas y establecieron en parte de la cuenca del río Paraná (límites entre las actuales Argentina, Brasil y Paraguay) las denominadas reducciones. Éstas consistían en poblados habitados por indios guaraníes que mantenían sus actividades tradicionales, eran capaces de autoabastecerse y contaban con la presencia de religiosos (sobre todo jesuitas, aunque hay constancia de alguna reducción franciscana e incluso dominica) encargados de cristianizar y educar a los indígenas. En 1750, en virtud del tratado de Madrid, parte de esta zona fue cedida a Portugal a cambio de una serie de territorios en las orillas del Río de la Plata (actual Uruguay). El tratado estipulaba que las reducciones no se mantendrían en territorio portugués y daba un plazo a los guaraníes para abandonarlas. La resistencia india fue feroz, enfrentándose a las tropas portuguesas y españolas que contaban con el apoyo de las altas jerarquías eclesiásticas. Finalmente los guaraníes fueron masacrados y las reducciones abandonadas.

Mapa que muestra las reducciones de indios establecidas en el área del río Paraná a principios del siglo XVIII.

La película

A principios de la década de 1980 surgió con fuerza en la industria cinematográfica británica la figura del productor David Puttnam, que había producido con gran éxito filmes como Carros de Fuego, El Expreso de Medianoche o Los gritos del silencio. Esta última película había supuesto la colaboración del productor con el director anglofrancés Roland Joffe. El éxito de la película impulsó a productor y director a repetir la colaboración.

El director Roland Joffé

El director Roland Joffe

A la hora de elegir al reparto, se apostó por los actores Jeremy Irons y Robert De Niro para los dos papeles protagonistas, procedentes de dos de las escuelas interpretativas más relevantes. El actor británico Jeremy Irons viene del mundo del teatro, que preconiza un acercamiento más intelectual y menos empático al personaje. Jeremy Irons interpreta al padre Gabriel, jesuita misionero que no se separa de su Biblia y de su oboe. Por otra parte, Robert De Niro, es un actor americano que procede del Actors’ Studio, fundamentado en la interiorización y comprensión previa del personaje. Robert De Niro encarna a Rodrigo de Mendoza, militar y tratante de esclavos que asesina a su hermano en un duelo por una mujer y, para redimir su culpa, se une al padre Gabriel en una reducción jesuita cercana a las cataratas de Iguazú. Para la interpretación de los indígenas (que hablan idioma guaraní) se contrató a un pueblo entero de la costa occidental de Colombia.

El padre Gabriel y Rodrigo Mendoza: dos maneras de entender la vida. Jeremy Irons y Robert De Niro: dos maneras de entender la interpretación.

El padre Gabriel y Rodrigo Mendoza: dos maneras de entender la vida. Jeremy Irons y Robert De Niro: dos maneras de entender la interpretación.

La película refleja el choque de Rodrigo al convivir con los indios que anteriormente consideraba como seres inferiores y la diferente respuesta de los dos protagonistas a la hora de enfrentarse con los soldados que acuden a reprimir la sublevación guaraní: Rodrigo empuñará la espada y Gabriel la cruz. Se reflejan los hechos históricos referidos anteriormente pero de una manera algo novelada (no está clara la participación activa de los jesuitas en las luchas guaraníes).

El guión se dejó en manos de Robert Bolt, escritor de cabecera del director David Lean y responsable del texto de filmes como Doctor Zhivago, La Hija de Ryan o Lawrence de Arabia. Resulta destacable también la magnífica fotografía de Chris Menges, capaz de sacar un partido excepcional a los increíbles paisajes de las selvas sudamericanas (memorables las escenas filmadas en las Cataratas de Iguazú). Pero sin duda lo más reseñable de la película es la música de Ennio Morricone. El compositor italiano saca partido de la voz humana como si fuese un instrumento más y combina los solos de oboe (el oboe del Padre Gabriel) con las músicas indígenas y con los ritmos litúrgicos. La banda sonora de La Misión quizás sea una de las mejores de la historia del séptimo arte. Probablemente el único aspecto negativo reseñable sea un cierto maniqueísmo, que intenta contraponer a buenos (jesuitas e indios) y malos (portugueses, españoles y altas jerarquías eclesiásticas).

La película resultó un enorme éxito especialmente en Europa, con una afluencia masiva del público a las salas de cine y la Palma de Oro en el Festival de Cannes. La reacción en EEUU fue un poco más tibia y de los siete premios Óscar a los que optaba solamente ganó uno (a la mejor fotografía).

La cinta recibió críticas por parte de algunos sectores de la Iglesia Católica por estar influenciada por la Teología de la Liberación, puesto que el jesuita y teólogo de la liberación Daniel Berrigan fue asesor para la realización del guión de la cinta. La Teología de la Liberación es una corriente ideológica dentro de la Iglesia Católica (aunque también existe dentro de otras iglesias cristianas) que conjuga el Evangelio con un mensaje de liberación política, social y económica de los oprimidos y que tiene un gran arraigo en Sudamérica.

La película saca partido, gracias a la magnífica fotografía, de la localización en medio de las selvas tropicales de Sudamérica junto al río Paraná.

La película saca partido, gracias a la magnífica fotografía, de la localización en medio de las selvas tropicales de Sudamérica cercanas río Paraná.

Así pues, La Misión es una película que conjuga una calidad técnica notable con un muy buen argumento, que cuenta con la interpretación de dos grandes actores y que además resulta enormemente entretenida. Es por ello que constituye uno de los grandes clásicos de finales del siglo XX.

The Mission (1986)
The Mission poster Rating: 7.5/10 (44,583 votes)
Director: Roland Joffé
Writer: Robert Bolt (original story & screenplay)
Stars: Robert De Niro, Jeremy Irons, Ray McAnally, Aidan Quinn
Runtime: 125 min
Rated: PG
Genre: Adventure, Drama, History
Released: 31 Oct 1986
Plot: 18th century Spanish Jesuits try to protect a remote South American Indian tribe in danger of falling under the rule of pro-slavery Portugal.
Antón L. Martínez
A %d blogueros les gusta esto: