• Inicio
  • /
  • Biografía
  • /
  • Alec Guinness: un camaleón inglés en una galaxia muy, muy lejana

Alec Guinness: un camaleón inglés en una galaxia muy, muy lejana

Hace 40 años ya del estreno de una de las películas más influyentes de la historia del cine: La guerra de las galaxias (1977). Esta película supuso la consagración de un joven director, George Lucas, auténtico enfant terrible del denominado nuevo Hollywood, e impulsó la carrera de un número de actores noveles, desconocidos hasta ese momento, como Harrison Ford, Mark Hamill o Carrie Fisher. Se dice que el propio Lucas planeó contratar al gran Alec Guinness para tranquilizar a los directivos de la Fox, que no veían con buenos ojos un reparto formado completamente por actores jóvenes y desconocidos. La interpretación que Guinness realizó de Obi-Wan Kenobi sirvió para que este histórico actor se diese a conocer entre las generaciones más jóvenes de espectadores. Pero, ¿quién era Alec Guinness? Y, sobre todo, ¿por qué este actor odió durante el resto de su vida al personaje de Obi-Wan? En esta entrada de El Secreto de Berlanga intentaremos contestar a estas preguntas.

Alec Guinness y George Lucas en pleno rodaje de La guerra de las galaxias. La cara de aburrimiento de Guinness lo dice todo…

Alec Guinness nació el 2 de abril de 1914 en Londres. Hijo de madre soltera, nunca trascendió la identidad de su padre. Sus primeros años debieron ser muy complicados: ser hijo de soltera en la Inglaterra de principios del siglo XX no era nada fácil y, además, su madre se casó con un veterano de la Guerra de Independencia de Irlanda que sufría de neurosis de guerra y, por tanto, se comportaba en ocasiones con violencia. En torno a los veinte años su vida cambió por completo al entrar en contacto con el mundo del teatro: se especializó en la interpretación de papeles en obras de teatro de Shakespeare y, gracias a su trabajo sobre las tablas, entró en contacto con los más grandes actores de la Inglaterra de esos años como John Gieguld o Peggy Ashcroft.

Un jovencísimo Guinness en sus comienzos como actor.

En 1939 tendría lugar un acontecimiento trascendental para su vida y para la historia del cine. Guinness realizó e interpretó una adaptación de la novela Grandes Esperanzas de Charles Dickens en un teatro londinense. Uno de los asistentes a la representación era un jovencísimo director llamado David Lean; la actuación de Guinness encandiló al joven director. Sin embargo, la Segunda Guerra Mundial pospuso la colaboración entre ambos genios. Alec Guinness tuvo que esperar hasta 1946 para realizar su primera actuación cinematográfica en la película Cadenas Rotas. Desde ese mismo año, los estudios británicos se rindieron ante el talento y la versatilidad de Guinness. Destacan sus actuaciones en películas como Oliver Twist (1948, David Lean) y, sobre todo, en Ocho sentencias de muerte (1949, Robert Hammer); en este último filme, Guinness interpretó a ocho personajes distintos.

Uno de sus papeles más descacharrantes: el del malvado profesor Marcus en El quinteto de la muerte (1955, Alexander Mackendrick). En esta película, una banda de ladrones capitaneada por Guinness pretende cometer un sustancioso robo, pero no cuentan que deberán de hacer frente a un poderoso enemigo: la encantadora anciana interpretada por Katie Johnson.

A pesar de la mala relación entre ambos, Guinness participó en todas las películas que David Lean realizó en EEUU, dando muestras de su enorme versatilidad por la gran variedad de papeles interpretados. Así, fue un oficial británico en El puente sobre el Río Kwai (1957), que le valió un Óscar; un príncipe árabe en Lawrence de Arabia (1962), un líder bolchevique en Doctor Zhivago (1965), y un místico indio en Pasaje a la India (1984).

Otro de sus papeles más recordados: como el emperador-filósofo romano Marco Aurelio en La caída del Imperio Romano (1964, Anthony Mann).

De esta manera, en 1977 un novato George Lucas contactó con Alec Guinness, que ya era un actor consagrado, para que accediese a interpretar el papel de Obi-Wan Kenobi en La guerra de las galaxias. Alec Guinness leyó el guión y no le gustó nada (dijo que el filme era algo así como una basura de cuento de hadas). Guinness aceptó formar parte del reparto de la película a cambio de que no se utilizara su nombre para publicitar el filme y de recibir un porcentaje de los beneficios (algo que le reportaría muchísimos ingresos). Además de los beneficios económicos, el actor recibió una nominación al Óscar por su actuación. Sin embargo, nunca le gustó mucho la cinta: haciendo uso de la flema británica, en su diario escribió que era una película técnicamente asombrosa y un gran espectáculo a pesar de que las escenas bélicas se alargaban durante demasiado tiempo y el ruido impedía oír los diálogos. A pesar de ello, aceptó participar en las dos entregas siguientes: El imperio contraataca y El retorno del Jedi. En su autobiografía escribió que fue idea suya lo que le sucede a Obi-Wan en esta última película, puesto que ya estaba harto de la saga. Tampoco se sentía muy cómodo recibiendo muestras de admiración de los fans. Se cuenta que un día, un admirador le pidió un autógrafo y le dijo que había visto la película más de cien veces. Alec Guinness le hizo prometer que no vería el filme nunca más puesto que iba a tener un efecto negativo en su vida.

Alec Guinness como Obi-Wan Kenobi, su papel más recordado pero del que más renegó.

En sus últimos años, siguió interpretando personajes en la gran pantalla, pero espaciando cada vez más sus apariciones, e hizo sus pinitos en el mundo de la televisión. Alec Guinness falleció el 5 de agosto de 2000 en la ciudad de Londres, la misma que le había visto nacer 86 años antes.

Uno de los episodios más desconocidos de la vida de Alec Guinness es su relación con Galicia: profudamente católico y amigo del escritor Graham Greene, pasó temporadas en el monasterio ourensano de Oseira. En este lugar filmó escenas de una adaptación para la televisión británica de un libro de Greene: Monseñor Quijote (1985). En la imagen con el actor australiano Leo McKern.

Antón L. Martínez
A %d blogueros les gusta esto: