Metrópolis: la gran distopía

La película alemana Metrópolis (1927, Fritz Lang) es, sin duda, uno de los filmes más importantes de la historia del cine. Importante por el despliegue técnico para la época que se muestra a lo largo de las casi tres horas que dura la cinta; importante porque en ella está resumida buena parte de la historia de la humanidad, del pensamiento y del arte, e importante por la influencia y la trascendencia que tuvo posteriormente en películas de todos los tiempos y nacionalidades al inaugurar el subgénero denominado cine de distopía. Una distopía es una sociedad ficticia que resulta indeseable (en oposición a una utopía), indeseable como la ciudad de Metrópolis. En la película, consciente o inconscientemente, se encuentra la influencia del cine expresionista alemán y de películas del americano David W. Griffith como El nacimiento de una nación, pero también está la visión de la lucha de clases marxista, el psicoanálisis freudiano o la concepción corporativista de la economía. Además, se puede ver el influjo del Romanticismo alemán; de la música de Richard Strauss, Mahler y Wagner en la banda sonora; del Art Decó (con esa inspiración babilónica en los escenarios); de las Danzas de la Muerte bajomedievales, o del Frankenstein de Mary Shelley, por citar solamente unos pocos ejemplos. A pesar de la relevancia que posee el filme en la actualidad, en el momento de su estreno resultó un fracaso estrepitoso y, por culpa de los avatares históricos, se perdió parte de su metraje original.

El malvado Rotwang dando vida a su robot como el doctor Frankenstein de Mary Shelley.

La película muestra todas las contradicciones de la denominada república de Weimar: una sociedad vibrante y proclive a la novedad en todos los sentidos; sin embargo, también están presentes los demonios que condenarían a la República de Weimar y a Alemania diez años después: el antisemitismo y la concepción fascista de la sociedad. Esto provocaría que los nazis utilizasen la película años después de su estreno.

Una de las influencias del clima social de la Alemania de la década de 1920 en el argumento de la película es el antisemitismo. Rotwang, el malvado científico que intenta destruir la ciudad, es judío y exhibe una estrella de David en su puerta. La película parece anticiparse a los que sucedería diez años después en Alemania, donde la presencia de estrellas de David en puertas y escaparates marcaría uno de los primeros pasos hacia el Holocausto.

El argumento de la película resulta bastante complejo, de hecho originalmente se dividió en tres actos denominados Preludio, Intermedio y Furioso. En una ciudad llamada Metrópolis en el año 2026 coexisten dos clases: los obreros, que residen en un gueto subterráneo, y los dirigentes, que contemplan el mundo desde los rascacielos. La ciudad se encuentra presidida por un personaje llamado Fredersen. Entre los trabajadores surge una figura, María, que defiende a los obreros y los anima a esperar la llegada de un mediador que permita reconciliar a las dos clases sociales. Frender, el hijo de Fredersen conoce a Maria y queda prendado y, gracias a ella, se da cuenta de las condiciones de vida de los trabajadores. Fredersen teme una revuelta obrera y le pide al científico Rotwang una solución. Sin embargo, éste desea destruir la ciudad porque Fredersen fue amante de su difunta mujer. Por ello, diseña un robot que, bajo la apariencia de María, inicia una rebelión entre los trabajadores que amenazará la supervivencia de la ciudad, siendo Freder el único que puede salvarla. Este argumento se inspira directamente en la situación social de la Alemania de la década de 1920: una sociedad vibrante pero que engendra una tremenda miseria, una sociedad que llevará al surgimiento de la figura de Hitler (algo que, en cierto sentido, la película parece profetizar).

La película fue concebida por Fritz Lang y su mujer, Thea von Harbou, en un viaje a Nueva York en el año 1924. Impresionados por la ciudad de los rascacielos, se plantearon escribir ella una novela y dirigir él una película empleando la novela como guión. El matrimonio Lang-Harbou era un matrimonio singular: ella comulgó con las ideas del partido nazi a partir de 1933 y él tuvo que escapar de Alemania por sus simpatías marxistas y su ascendencia judía. Es esta la razón de que en el argumento de Metrópolis convivan armoniosamente la idea de la lucha de clases marxista y la concepción corporativista propugnada por el fascismo y el nazismo. Fritz Lang era hijo de un arquitecto y ello se manifiesta en los decorados, que son auténticas obras arquitectónicas inspiradas en el Art Decó tan de moda en la década de 1920.

El Art Decó fue un estilo decorativo surgido en 1920 al calor de los descubrimientos arqueológicos en Egipto y Babilonia. Se inspira en los modelos de estas dos antiguas civilizaciones además de en los movimientos vanguardistas como el futurismo o el cubismo. Los escenarios de Metrópolis son uno de los mejores ejemplos de este arte en el cine.

El rodaje fue tremendamente complejo y largo necesitándose una gran cantidad de extras y llegando a rodar en piscinas y a utilizar fuego real para determinadas escenas. Además, la producción contó con un departamento de efectos especiales que construyó enormes maquetas de la ciudad y diseñó juegos de espejos. La banda sonora original se inspira en Mahler, Strauss y Wagner, aunque también muestra influencias futuristas y cita un tema medieval, el Dies Irae, composición del siglo XIII que describe el Juicio Final. El video inferior recoge una de las escenas más intensas de la película: la mujer robótica baila seduciendo y llevando a la perdición a los hombres de la ciudad; mientras tanto, Frender delira por la fiebre y sueña viendo a la mujer robótica como la prostituta de Babilonia del libro del Apocalipsis, además, imagina a la Muerte bailando con los siete pecados capitales sobre la ciudad al ritmo del Dies Irae.

Su estreno impresionó al público pero no fue capaz de recaudar los más de cinco millones de marcos que había costado el rodaje (una auténtica barbaridad para la época). Además, la película fue masacrada por buena parte de la crítica debido al pesimismo del argumento (que concibe la tecnología como un peligro para la humanidad). Curiosamente, los sectores que mejor acogieron la cinta fueron los más próximos al partido Nazi. Asimismo, para su estreno fuera de Alemania se eliminó casi una hora del metraje. La devastación causada en Alemania durante la Segunda Guerra Mundial motivó que durante muchos años se considerasen perdidas las escenas eliminadas. En 1984 se estrenó una primera versión restaurada de menos de hora y media (casi la mitad de la duración original), con una banda sonora compuesta por importantes artistas pop de aquellos años (como Freddie Mercury o Bonnie Tyler). En 2002 vio la luz una nueva versión de casi dos horas tomando como base varias copias incompletas de la película encontradas en museos de arte moderno de diversos países. Aunque habría que esperar al año 2008 para que sucediese un milagro: ese año apareció una copia del filme (aunque en muy mal estado) en un museo de Buenos Aires. Así, en 2010 salió a la luz una versión de 147 minutos (5 minutos menos que el original) del filme. En esta versión se introducen las escenas de la copia de Buenos Aires y, en aquellas zonas del negativo demasiado dañadas, se incorporan rótulos para explicar las secuencias eliminadas.

Una de las escenas más conocidas del filme: el joven Freder concibe la explotación de los trabajadores de Metrópolis como los sacrificios humanos al dios semítico Moloch.

Metrópolis es una película imprescindible en la historia del cine. Su influjo se deja de ver en múltiples filmes posteriores: desde Tiempos Modernos de Chaplin hasta Blade Runner de Ridley Scott, pasando por La guerra de las galaxias. No resulta descabellado dividir la historia del cine en antes de Metrópolis y después de Metrópolis.

El robot C3PO de La guerra de las galaxias (1977) (arriba a la derecha) constituye un guiño a Metrópolis puesto que su aspecto se inspira en el robot creado por el malvado Rotwang (abajo a la izquierda).

Antón L. Martínez
A %d blogueros les gusta esto: