• Inicio
  • /
  • Series
  • /
  • Los niños ya no quieren ser tipos duros: Análisis del héroe actual en la televisión

Los niños ya no quieren ser tipos duros: Análisis del héroe actual en la televisión

Dice una canción de Joaquín Sabina, ese músico al que le acabas cogiendo manía debido a la cantidad de curiosos fans que salieron de las piedras con la terrorífica canción de los 19 días y 500 noches (no, la verdad el músico no es santo de mi devoción, pero le respeto porque tiene algunas canciones muy buenas y sin duda es el mejor letrista en el panorama musical español), “las niñas ya no quieren ser princesas…”. Sin duda una apología a los cambios de tiempo, sobre todo en la adolescencia. Algo que según van pasando los años, ves que cambia constantemente y a pasos agigantados, esas características que a los que no lo entendemos nos acaban llamando “carcas” (o tu ya no molas…).

Pero no sólo en los adolescentes cambian las cosas, actualmente también pasa en los protagonistas de nuestras series

Un jovencísimo Bertín Osborne posando junto al coche fantástico

favoritas, los denominados “héroes” que acostumbran a pasearse en la televisión. Porque si hay algo muy llamativo en el panorama seriéfilo, es que los protagonistas de muchas de ellas (no todas, evidentemente) no se parecen en nada a los míticos de nuestra infancia. Es el final de tipos duros inolvidables como Mr. T o Michael Knight, ahora lo que prima es la mente, las tretas y el carisma, las habilidades especiales…

Un ejemplo muy claro y evidente lo vemos en el Mentalista. Patrick Jane carece de habilidades para la pelea o conocimientos de artes marciales, lo único que hace es saber manejar la situación. Este personaje triunfó porque es muy complejo; no es nada fácil mantener a este protagonista con una evolución corta pero llamativa. El juego de la venganza juega un papel muy importante en él, la cual aparece en los momentos más inesperados y aumenta de golpe la evolución del Sr Jane, alterando la narrativa de la historia, y dándole un toque aterrador al protagonista. Vamos, que ese tipo tan encantador e inteligente guarda en su interior mucha furia, lo que se denominaría un “antihéroe”.

Otro héroe moderno que todos recordaremos porque fue una de las series más vistas de la historia, no sólo no sabía pelear, sino que cojeaba. Pues sí, me estoy refiriendo a House, el mítico médico que comenzó la fiebre de las series. Años atrás, House y Lost eran las que manejaban el cotarro; hoy en día, todo se reparte bastante. El Dr House encandiló al público con su arrogancia, su orgullo y su mal comportamiento. Porque estamos cansados de ver al chico perfecto que se regodea capítulo tras capítulo con su bonita sonrisa y su cuerpo croissant, lo que buscamos ahora es a alguien más humano, con sus defectos, sus miserias y su mentalidad diferente al del resto de la sociedad. House daba ese perfil, razón más que suficiente para convertirse en un gran éxito.

Otros personajes como Einstein o Bones nos siguen mostrando a ese protagonista inteligente, con habilidades especiales pero humanas a la vez. Una especie de ser humano que sobresale sobre los demás. No son series que siga, por lo tanto, poco os puedo contar de ellas, ya que creo que estamos hasta arriba de series policiales, con el mismo inicio, desarrollo y final, pero con algún pequeño ápice que las diferencia entre ellas. Exactamente lo mismo que ocurre con las comedias románticas. Por lo tanto ¿serán las series policíacas las nuevas comedias románticas?. En definitiva, si funciona, para que cambiarlo….

Pero afortunadamente, no todos los héroes destacan por sus habilidades mentales, hay otros muchos casos en los que la pelea o las artes marciales son su especialidad. Es el caso de Into the Badlands, una serie bastante correcta, con una historia algo descabellada, pero que tiene unas escenas de peleas impresionantes. El protagonista de esta serie más que inteligente, es lo que en España se denomina espabilado, de esos que se las saben todas. Pero dale una espada y acabará con todo un ejército en unos segundos, todo un homenaje a esos tipos duros de los 80.

Hay otros casos en los que el protagonista tiene las dos habilidades, inteligencia y fortaleza. Sherlock Holmes no sólo puede ser considerado una de las personas más inteligentes del planeta, sino que tiene grandes conocimientos de artes marciales. En la brillante serie Sherlock, nos encontramos a una especie de antihéroe desbordado por su increíble inteligencia pero a la vez traumatizado por todo lo que sus actos han provocado. Cada capítulo denota la locura del protagonista, alguien que, al igual que el Mentalista, disfruta jugando con toda la gente que le rodea.

Como véis, debido a la amplia variedad de series, hoy en día podemos ver todo tipo de héroes, desde el hombre perfecto como puede ser el caso de Flash (que parece que le meten los problemas con calzador, que mal lo hacen por Dios….), hasta el antihéroe más cruel como puede ser Ray Donovan (os recuerdo que ya hablé sobre Ray Donovan en el post Yo de mayor quiero ser Ray Donovan). ¿Qué cual es mi favorito? Pues no sé que deciros la verdad, me encantan los antihéroes (en mi infancia conocí a mi primer antihéroe favorito: Lobezno) pero hay ciertos momentos en los que el chico perfecto, si está bien caracterizado, puede ser interesante. Aunque generalmente, el héroe que más me suele llamar la atención es el que tiene un alto grado de locura, vamos los que están como una cabra…

Alforfones on FacebookAlforfones on Twitter
Alforfones
¿Friki?¿Quién dijo friki? ¿sólo porque tenga un sable láser, una tardis y la filmografía completa de Clint Eastwood?¡Exagerados!
Como bien dijo Clint Eastwood en La lista negra: "las opiniones son como los culos, todo el mundo tiene uno"

¿Friki?¿Quién dijo friki? ¿sólo porque tenga un sable láser, una tardis y la filmografía completa de Clint Eastwood?¡Exagerados! Como bien dijo Clint Eastwood en La lista negra: "las opiniones son como los culos, todo el mundo tiene uno"

A %d blogueros les gusta esto: