• Inicio
  • /
  • Series
  • /
  • Me ha parecido ver un Breaking Bad en Better Call Saul

Me ha parecido ver un Breaking Bad en Better Call Saul

Aprovechando que acaba de terminar la última temporada, hoy voy a hablaros de una de mis series favoritas del panorama actual: Better Call Saul. Para los que no lo sabéis, esta serie e un spin off de la conocida Breaking Bad, basada en los mejores personajes que nos ha dejado la serie protagonizada por Walter White, quizás los personajes que nacieron en la mejor temporada de la serie.

Lo que más me gusta de esta serie es su preocupación por los pequeños detalles, la mayoría de los capítulos comienzan con la aparición de un detalle banal que estamos más que acostumbrados a ver, algo tan simple como lavar los platos puede convertirse en algo precioso, algo llamativo. El silencio musical se compensa con un cuidado sonido de los movimientos. Podemos encontrarnos a alguien recogiendo las bandejas de un restaurante de comida rápida y ver una escena perfectamente hilada que nos muestra lo interesante de algo que acostumbramos a ver a menudo.

Los actores que protagonizan esta serie tienen un duro trabajo, sin ninguna duda Conozco pocas series que exploten tanto la calidad interpretativa de todo su reparto. Digo esto porque en la mayoría de los capítulos es muy habitual ver escenas en silencio, sin diálogos, con un pequeño acompañamiento de una música muy secundaria que en ningún momento consigue desconcentrarte, el televidente sigue firmemente al protagonista, el cual tiene que esmerarse al máximo para mostrar su ficisidad sin decir una palabra. Algo que sin duda es lo más complicado que le puedes pedir a un actor. Es mucho más fácil mostrar tu rabia con un grito o unas duras palabras que intentar comportarte enfadado sólo con movimientos, con pequeños gestos.

Bob Odenkirk, el actor que interpreta a Jimmy MacGuill alias “Saúl Goodman”, es un actor experimentado, con unas cuantas interpretaciones a sus espaldas (aunque la mayoría son muy poco conocidas en nuestro país, es el típico actor que te suena pero no sabes de que) y un sorprendente talento. Odenkirk nos muestra a un abogado que consiguió su puesto luchando contra todo tipo de obstáculos que le impusieron su oscuro pasado y su desesperante hermano Pero a pesar de todo, él sigue teniendo la ilusión de conseguir ese sueño de ser uno de los mejores abogados del lugar. En cada capítulo nos quiere mostrar su bondad, quiere enseñarnos a una persona que se preocupa por los demás, pero es todo fachada. Realmente, McGuill es un gran timador a quién lo único que le preocupa es él mismo, pero su papel de víctima puede llegar a engañar en todo momento a la gente que le rodea, manteniendo esa vida llena de altibajos que no deja de ser machacada por su mal karma.

Pero una serie no puede funcionar si no tienes buenos secundarios, y en este caso hay calidad de sobra. Jonathan Banks interpreta a Mike, un viejo ex policía retirado que se dedica a hacer “trabajillos” para sobrevivir, aunque según vas viendo la serie, ves que el personaje poco a poco comienza a cogerle gusto al mundillo y decide meterse  en el meollo. Jonathan Banks interpreta a un hombre cansado, machacado por la muerte de su hijo y siempre acompañado por la venganza, aunque poco a poco te vas dando cuenta que  es sólo una excusa para seguir haciendo lo que mejor sabe hacer. De hecho lo hace tan bien que los jefazos comienzan a fijarse en él. Nadie como Mike para resolver esos inconvenientes que surgen en el mundo de la droga, pero evidentemente no sale barato, nunca se tuerce ante los inconvenientes porque se ha convertido en alguien frío, un asesino que sólo muestra sus sentimientos con lo que le queda de familia. De hecho, mataría por ellos a cualquiera que se le cruce en su camino.

Otro secundario que me llama mucho la atención de esta serie es Chuck Mcguill, el hermano de James brillantemente interpretado por Michael Mckean. Otro actor experimentado que interpreta al que fue uno de los mejores abogados de Alburquerque (ciudad donde se desarrolla la serie), pero que actualmente sufre una extraña obsesión por los aparatos electrónicos; ya que, según él, padece una alergia a la electrónica que realmente quedó demostrado en más de un capítulo que no es real. Su locura le corroe tanto que se desespera, llenando su mente de celos hacia su hermano, y haciendo lo posible para que no llegue a ser mejor abogado que él. En el fondo, Chuck sabe que no padece la enfermedad, pero es una manera de llamar la atención para que sus allegados cuiden de él,,una postura muy egoísta.

Si a todos estos personajes añadimos a dos clásicos de Breaking Bad como Gus (Giancarlo Esposito) y Héctor Salamanca (Mark Margolis), tenemos uno de los mejores repartos que se pueden encontrar actualmente.

Giancarlo Esposito no es un gran actor, de hecho creo que sólo tiene un personaje, el hombre serio y firme que no se inmuta por nada. Ha tenido la oportunidad de reafirmarse como actor en otras series como Revolution, pero no supo sacarle todo lo que podía dar de sí a sus personajes. En cambio, en lo que se refiere a Gus, el personaje le viene como anillo al dedo. El rostro de Giancarlo encaja perfectamente en este hombre sin escrúpulos, una persona que es capaz de mostrarnos sus dos caras en el momento más inesperado, puedes encontrarte al Gus asesino, o al Gus encantador que encandila a los ciudadanos.

Pero el personaje favorito de los guionistas de Breaking Bad es, sin duda Héctor Salamanca, un hombre que fue imprescindible en la serie original, deleitándonos con escenas tan increíbles como la del último de la 5ª temporada, una alegoría al western perfectamente llevado. En Better Call Saúl el personaje interpretado por Mark Margolis no está en silla de ruedas, por lo que el actor puede usar más recursos para interpretarlo, mostrándonos a ese tipo arrogante al que todos tienen que idolatrar por miedo a acabar enterrados en el desierto. Su pasividad ante las situaciones y su destacado mal humor nos muestra a un personaje aterrador, alguien con quien no desearías cruzarte por la calle.

Como podéis ver, la mayoría de los actores son profesionales con experiencia, gente que tiene un montón de producciones a sus espaldas. Lo veo lógico, porque para que las escenas de esta serie acaben enganchando al televidente, es necesario disponer de gente que sepa transmitir con pequeños gestos, pequeños detalles que se explotarán lo máximo posible.

Otra de las características que me gustan de esta serie es su banda sonora. La mayoría de las canciones son instrumentales, y, como ya dije anteriormente, siguen jugando un papel secundario, pero de vez en cuando nos regalan pequeñas joyas como la versión de The Third Man, tema que recordaremos por la película de El Tercer Hombre, del gran Orson Welles.

Es cieto que Better Call Saúl tiene la difícil tarea de hacernos olvidar a un grande de los grandes como Breaking Bad; pero he de decir que, a pesar de que muchos ven esta serie demasiado similar a la de Walter White, a mi no me está decepcionando en nada. Yo no la veo como la sucesora de Breaking Bad, eso es muy difícil, simplemente la veo como una muy buena continuación.

 

Alforfones on FacebookAlforfones on Twitter
Alforfones
¿Friki?¿Quién dijo friki? ¿sólo porque tenga un sable láser, una tardis y la filmografía completa de Clint Eastwood?¡Exagerados!
Como bien dijo Clint Eastwood en La lista negra: "las opiniones son como los culos, todo el mundo tiene uno"

¿Friki?¿Quién dijo friki? ¿sólo porque tenga un sable láser, una tardis y la filmografía completa de Clint Eastwood?¡Exagerados! Como bien dijo Clint Eastwood en La lista negra: "las opiniones son como los culos, todo el mundo tiene uno"

A %d blogueros les gusta esto: