Asturias en el cine

El Principado de Asturias es una de las comunidades autónomas de la denominada España verde. La belleza de sus montañas, la fotogenia de pueblos como Cudillero o Llastres y los monumentos de Oviedo o Gijón son algunos de los motivos por los cuales Asturias ha servido de escenario en películas tanto españolas como internacionales.

Mapa con los lugares citados en el artículo.

Ya en sus inicios, cuando el cine se concebía más como una atracción de feria que como una forma de expresión artística, se rodaron algunas películas en el Principado. Así, en agosto de 1897, dos feriantes portugueses filmaron y exhibieron unas imágenes del rompeolas de Gijón. También en esa ciudad se rodó en 1905 el filme Robo de fruta, primera película asturiana con argumento.

Gijón: protagonista y escenario de los inicios del cine en Asturias.

Son muchas las películas españolas rodadas en Asturias, ejemplo de ello lo constituyen Marianela (Benito Perojo, 1940), Porque te vi llorar (Jaime de Salas, 1941), La fe (Rafael Gil, 1947), Las aguas bajan negras (Jose Luis Sáez de Heredia, 1948), Los peces rojos (Jose Antonio Nieves Conde, 1955)… Muchos de estos filmes tratan temas relacionados con la minería, industria muy presente en Asturias hasta no hace mucho tiempo. Más recientemente, se han fijado en Asturias otros directores como Gonzalo Suarez con El Portero (2000) o Juan Antonio Bayona con El Orfanato (2007), ambas películas filmadas en escenarios de Llanes.

Palacio de Partarríu (Llanes), lugar de rodaje de varias películas, entre ellas El orfanato.

Pero sin duda el director que ha sacado partido a los paisajes asturianos en más ocasiones es José Luis Garci. Este director, nacido en Madrid pero de ascendencia asturiana, ha ambientado muchas de sus películas en el Principado. La primera cinta de Garci ambientada en Asturias fue Volver a Empezar (1982). Este filme, ganador del Óscar a la mejor película extranjera, narra el regreso a Asturias de Antonio Albajara tras cuarenta años exiliado. Albajara, reciente ganador del Nobel de Literatura, se reencuentra con su infancia y su juventud en su tierra natal. La película sirvió para dar a conocer fuera de España algunos de los lugares más destacados de la Comunidad Autónoma: el cabo Peñas, los lagos de Covadonga, Cudillero, Gijón… En el video que sigue al párrafo se recoge un corte de la película en que Albajara (Antonio Ferrandis) recorre junto con Elena, su novia de juventud, (Encarna Paso) algunos de estos lugares.

Posteriormente, Garci fue nominado al Óscar (aunque sin resultar ganador) por otras tres películas también ambientadas en Asturias. La primera fue Sesión continua (1984), que refleja la relación entre dos amigos con el trasfondo de la escritura de un guión de cine. Este filme se rodó en escenarios de Asturias como Villaviciosa, Tazones, la playa de Gijón y Avilés. Poco después recibió la nominación al Óscar por Asignatura aprobada (1987), que relata la crisis personal atravesada por un escritor. Esta película se filmó en escenarios de Gijón, Oviedo y Avilés. La última nominación (por el momento) recibida por Garci se debió al filme El abuelo (1998). La cinta, inspirada en una novela de Pérez Galdós, relata la vuelta de un anciano (Fernando Fernán Gómez) a Asturias desde Sudamérica tras la muerte de su hijo. El hombre, un noble arruinado, establece una relación afectuosa con sus nietas, aunque se siente torturado al no saber cuál de ellas es fruto de la relación de su nuera con un artista. Esta situación le llevará a un conflicto permanente con su nuera (encarnada por Cayetana Guillén Cuervo). La película trata temas como el amor, el honor o el sentido del deber. El abuelo destaca por las interpretaciones de los dos protagonistas, por una espléndida fotografía y por el acierto de Garci al manejar la ambientación musical. La película se desarrolla en numerosos lugares de Asturias como Oviedo, Gijón y varios enclaves costeros de la comunidad.

Una de las escenas del filme con Rafael Alonso y Fernando Fernán Gómez en la playa de Arenas de Torimbia (Niembro, Llanes).

Garci ambientó también en Asturias otras películas como La herida luminosa (1997), rodada en lugares como Llastres o Villaviciosa; You’re the one (una historia de entonces) (2000) e Historia de un beso (2002), ambas ambientadas en la ficticia finca de Llendelabarca, y Luz de domingo (2007), filmada en localizaciones de Oviedo, Avilés, Gijón y Noreña.

Fotograma de Luz de Domingo rodado en la Plaza de El Fontán en Oviedo.

Por último, no se puede hablar de películas rodadas en Asturias sin citar a Vicky Cristina Barcelona (Woody Allen, 2008). A pesar de que la mayor parte del filme se desarrolla en la Ciudad Condal, Woody Allen rodó algunas escenas en Asturias. En concreto, el filme muestra varios monumentos de Oviedo (Plaza de El Fontán, Santa María del Naranco, Hotel Reconquista), así como el faro y otros rincones de Avilés. De todas maneras, la relación de Allen con Asturias no se limita a esas escenas: años antes de iniciar la grabación de la cinta, Woody Allen había acudido a Oviedo para recibir el Premio Príncipe de Asturias de las Artes. En el año 2003, se inauguró una estatua en la ciudad dedicada al director americano.

Faro de Avilés en el concejo de Gozón. Uno de los escenarios de Vicky Cristina Barcelona.

Antón L. Martínez
A %d blogueros les gusta esto: