• Inicio
  • /
  • Cine
  • /
  • Una lista de risa: las cien mejores comedias de todos los tiempos según la BBC

Una lista de risa: las cien mejores comedias de todos los tiempos según la BBC

Se acerca el final del verano y, como ya hizo en años anteriores, la BBC aprovecha estas fechas para publicar listados de películas elaborados por críticos de diferentes partes del mundo. Si en 2015 recogió las cien mejores películas americanas de todos los tiempos y el año pasado realizó una enumeración de las mejores cintas del siglo XXI, este año publicó un listado con las mejores comedias de todos los tiempos elaborado tras realizar cuestionarios a 177 críticos de todos los continentes (ninguno español, por cierto). La página de la cadena británica recoge una serie de interesantísimos artículos dedicados a analizar las diferencias encontradas por países, por sexos y demás. Realmente la lista arroja datos muy curiosos, tal como situar en la octava posición la película Playtime (1967, Jacques Tati), quizás el filme más amargo y con mayor profundidad filosófica de uno de los mayores genios de la historia del cine, o ubicar en el ecuador de la misma a Mujeres al borde de un ataque de nervios (Pedro Almodóvar, 1988).

Playtime de J. Tati reflexiona con amargura sobre la vida moderna y la despersonalización.

En esta entrada de El Secreto de Berlanga vamos a revisar brevemente las películas que copan los cinco primeros puestos de esta lista:

5.- Sopa de ganso (1933, Leo McCarey)

Sopa de ganso es una película atípica de los hermanos Marx. Ante todo es una película política y con dos mensajes claros: los poderes económicos condicionan el gobierno de los países y la tiranía acaba degenerando en el caos. Sopa de ganso cuenta la llegada al poder de Rufus T. Firefly (Groucho Marx), a propuesta de la millonaria señora Teasdale (Margaret Dumont) en el pequeño país de Freedonia, que atraviesa una crisis económica. El país entra en guerra con Silvania, que pretende anexionar Freedonia. Además, Silvania envía a dos espías, Chicolini (Chico) y Pinky (Harpo), para intentar sabotear al gobierno de Freedonia.

Los cuatro hermanos Marx en Sopa de ganso (de izquierda a derecha): Zeppo, Chico, Harpo y Groucho.

El filme fue recibido con tibieza, tanto por la crítica como por el público. Esto provocó que los hermanos Marx no renovaran el contrato con Paramount y fichasen por la Metro. El tiempo ha puesto esta película en el lugar que se merece. Además de su mensaje político (que no ha perdido un ápice su vigencia), la película contiene gags inolvidables como aquel en que Harpo pretende ser el reflejo de Groucho en un espejo, la surrealista batalla final, o un gran número musical en que se parodian las efusiones nacionalistas (tan frecuentes en la década de 1930), que se recoge a continuación de este párrafo. Woody Allen homenajea este filme en Hannah y sus hermanas: su personaje, que pretende suicidarse, entra en un cine en que están proyectando Sopa de ganso y, al ver la película, decide que merece la pena seguir viviendo.

4.- Atrapado en el tiempo (1993, Harold Ramis)

Atrapado en el tiempo es una deliciosa comedia romántica con tintes fantásticos que sorprendió en el momento de su estreno. El filme narra la historia de un meteorólogo (Bill Murray) que, tras una tormenta de nieve, entra en un bucle temporal que le hace vivir siempre en el día 2 de febrero (fecha en que en algunos lugares de EEUU se celebra el Día de la marmota, empleando el comportamiento de este roedor para predecir la duración del invierno). A pesar de todos sus intentos (incluido el suicidio), el protagonista de la cinta es incapaz de salir del bucle; pronto se da cuenta de que la extraña situación puede constituir una oportunidad que no debe desaprovechar.

El día de la marmota (¿del topo?, según el doblaje en castellano), en que este animalito predice el final del invierno, se repite una y otra vez en el filme.

En un primer momento, resultó difícil que ninguna productora costease un proyecto así; posteriormente, las críticas no le concedieron demasiada relevancia al filme. Sin embargo, a pesar de las escasas pretensiones iniciales, Atrapado en el tiempo se considera hoy en día un clásico del cine americano.

 

3.- Annie Hall (1977, Woody Allen)

En otros artículos de este blog hemos hablado de películas revolucionarias de la década de 1970 como El exorcista  o Tiburón. Annie Hall comparte con esas cintas el haber revolucionado no solo el género de la comedia sino la historia del séptimo arte. El filme narra una relación sentimental entre dos personajes neuróticos: Alvy Singer (Woody Allen) y Annie Hall (Diane Keaton).

Annie Hall (Keaton), con su estrafalario vestuario que se convirtió en una moda a raíz del filme, y Alvy Singer (Allen), en una escena de la película.

La película resultó revolucionaria por diversos motivos. Formalmente, Allen experimentó con los códigos cinematográficos al incluir escenas en que los personajes hablan a la cámara, ruptura del espacio temporal, digresiones e incluso una escena de dibujos animados inspirada en Blancanieves y los siete enanitos. La complejidad en las formas contrasta con la sencillez en el argumento: Allen narra una historia tremendamente simple en un entorno contemporáneo. De esta manera, el director deja que los personajes conversen entre sí y manifiesten sus miedos, fantasías, obsesiones… Es por ello que Annie Hall no solamente se considere como un filme imprescindible en la filmografía de su director sino también como un hito de la historia del cine.

 

2.- Teléfono rojo, volamos hacia Moscú (Stanley Kubrick, 1964)

En ninguna lista de comedias puede faltar esta película. No solo por las soberbias actuaciones de su protagonista, Peter Sellers, que encarna a tres personajes distintos, sino que también porque con Teléfono rojo…, Kubrick demostró que era capaz de reírse de un Apocalipsis que, en aquellos días, parecía inminente. La cinta narra cómo un general estadounidense decide, motu proprio, ordenar un ataque nuclear a la URSS que, en último término, acabará con todo atisbo de vida en la Tierra. El presidente de los Estados Unidos intentará detenerlo. El filme es corrosivo, satiriza a unos políticos y militares absolutamente demenciales. Toda la película se impregna de referencias sexuales para acentuar la crítica al establishment.

El doctor Strangelove (Peter Sellers), turbio personaje de pasado nazi, que en el filme asesora al presidente de EEUU antes de que se desate el pánico nuclear.

La película se iba a estrenar en noviembre de 1963 pero, como consecuencia de la conmoción por el asesinato de Kennedy el 22 de ese mes, se decidió esperar unas semanas para llevar el filme a los cines. Hay que tener en cuenta que en octubre del año 1962 estuvo a punto de estallar una Tercera Guerra Mundial entre EEUU y la URSS tras la instalación de misiles soviéticos en Cuba. La diplomacia y la comunicación directa entre ambos países a través del teléfono rojo salvaron al mundo de una guerra nuclear a gran escala como la que se recrea en las escenas finales del filme:

1.- Con faldas y a lo loco (Billy Wilder, 1959)

De entre las obras maestras de Billy Wilder Con faldas y a lo loco destaca por ser más que una comedia, puesto que contiene números musicales memorables (como I wanna be loved by you, que se recoge en el vídeo que sigue a este párrafo) y escenas dignas de la mejor película de gángsteres. Es un filme que resultó transgresor en su momento al narrar la historia de dos hombres que, tras presenciar un ajuste de cuentas de la mafia de Chicago, han de huir a Florida disfrazándose de mujeres e integrándose en una orquesta femenina. Esta transformación no solamente es física, sino también psicológica (el personaje de Jack Lemmon está siempre quejándose, pero una vez disfrazado de mujer es quien lleva la iniciativa). El argumento no es original, sino que se basa en dos películas anteriores, una francesa y otra alemana, que tratan sobre dos hombres que se hacen pasar por mujeres instrumentistas; sin embargo, Wilder y su guionista I.A.L. Diamond fueron capaces de crear una obra maestra a partir de esa idea.

El filme contiene tres actuaciones soberbias: las de Tony Curtis y Jack Lemmon como los fugitivos y una Marilyn Monroe en estado de gracia a pesar de haber iniciado el declive psicológico que la conduciría a la tumba tres años después. La cinta fue eclipsada en la ceremonia de los Óscar por Ben-Hur que, con once estatuillas, es la película más premiada de la historia en ese certamen (junto con Titanic y la primera entrega de El señor de los anillos). A pesar de que los días posteriores a su estreno la reacción del público fue tibia, posteriormente se convirtió en un éxito de taquilla. Hoy en día, Con faldas…, se ha convertido en todo un clásico y su escena final (en el vídeo que sigue al párrafo) se encuentra entre los momentos icónicos de la historia del cine.

Antón L. Martínez
A %d blogueros les gusta esto: