• Inicio
  • /
  • Cine
  • /
  • Rememorando el orgullo de los 80 con Pride

Rememorando el orgullo de los 80 con Pride

Hay una cantidad bastante considerable de películas que desgraciadamente no se dan a conocer como deberían, ya que generalmente la calidad no suele ir ligada al éxito. Esa es la razón por la que en el cine nos podemos encontrar películas de dudoso interés que están en cartelera únicamente por la fama de un actor o director. Pero no todo se queda en el cine, ya que a lo largo de los años se pueden llegar a hacer grandes películas que, a pesar de haber ganado premios, desaparecen sin pena ni gloria. Hoy quiero hablaros de una película inglesa que sin duda, para mi gusto, ha sido muy poco valorada, bien por el tema que toca, bien porque los “entendidos” llegan a la conclusión de que carece de interés.

Allá por el año 2014,un director inglés muy poco conocido en nuestro país, Matthew Marcus decide recuperar una historia real que creó bastante controversia en los años 80 durante aquella época gloriosa que disfrutaron las islas británicas. En el año 1984, un grupo de activistas LGBT decide recaudar dinero para ayudar a las familias afectadas por la huelga de mineros ocurrida ese mismo año. Este grupo decidió crear la campaña Lesbian and Gays support the minners, para ayudar con el dinero conseguido a esa gente que estaba sufriendo el parón de los mineros. Curiosamente, la campaña resultó ser un rotundo éxito; quien les iba a decir a dos grupos sociales tan diferentes que iban a conseguir algo tan impensable. Pues, si tan interesante fue la historia, ¿porqué no llevarla al cine con una divertida comedia?

Tal vez lo mas sorprendente de la película es ese juego que el director utiliza con dos estilos completamente incompatibles. El encuentro de la asociación de gays y lesbianas frente a los ciudadanos del pequeño pueblo minero es de lo más curioso, consiguiéndose crear una sensación de tensión durante casi toda la película que comienza a desvanecerse poco a poco, hasta llegar al punto de la completa compenetración entre ambas partes, olvidándose completamente de los malditos estereotipos que tantos problemas dan a esta sociedad.

Con respecto al reparto, no lo pudieron haber hecho mejor, porque es impecable. Hay que tener en cuenta que el actor inglés, a lo largo de los años, siempre ha sido el más envidiado por el resto del mundo. Las escuelas de interpretación británicas han sido sin duda la mejor cantera del cine, demostrando que sólo ellos saben realmente valorar la interpretación como un arte, algo que demuestra la importancia de la cultura en este país. Actualmente, cualquier actor medio inglés puede llegar a ser mejor que el 90% de los de nuestro país. Y no porque tengan más o menos talento, ya que creo que España tiene una de las mejores cunas de actores de Europa, sino porque su manera de enseñar, su estilo de actuar, es completamente diferente. En Inglaterra, a diferencia de nuestro país, ser actor es una de las profesiones más valoradas. No se les consideran, como en este país, “unos rojos”; allí se respeta al actor como alguien capaz de conseguir algo que cualquier otro vería imposible. Si el gobierno español se molestase en seguir el modelo inglés con respecto al ámbito audiovisual, nuestro cine sería infinitamente mejor.

En Pride podemos ver en todos y cada uno de los actores ese estilo inglés. Tal vez Bill Nighly sea el más conocido de todos, ya que es un actor con bastante experiencia al que conocemos por su papel en la saga de los Piratas del Caribe o en la de Harry Potter, entre muchas otras; y sin duda el actor cumple con creces. Su papel es el de un hombre que ha pasado toda su vida en un pequeño pueblo minero, escondiéndose en ese porte educado y conservador, pero guardando en su interior otro tipo de personaje completamente diferente que está deseando salir. Sin duda, el actor, es capaz de jugar con ambos estilos de un modo bastante acertado, mostrándonos el cambio del personaje a lo largo de la película. Aunque su papel es supuestamente secundario, su brillante interpretación y su carisma le convierte casi en protagonista.

Estos son los de verdad ¿a qué prefieres los de la peli?

Pero si nos pasamos al lado de la asociación de LGTB nos encontramos a dos de los actores con más futuro que hay actualmente en el mundo del cine: Andrew Scott y Joe Gilgun, tal vez lo mejor de la película. Andrew Scott se dio a conocer por su brillante papel en la serie Sherlock, donde veíamos a un Moriarty que se acercaba muchísimo a ese añorado Joker de Huth Ledger, pero aunque os cueste creerlo, hizo muchísimas más películas como Spectre, e incluso tuvo un pequeño papel en esa película en la que ves a Forrest Gump corriendo en la Segunda Guerra Mundial (Salvar al Soldado Ryan). En Pride, Andrew tiene un papel complejo y bastante sensible. Su personaje sufre durante toda la película por sus problemas familiares, y todo eso se puede observar en su timidez y su manera de esconderse de la realidad. Lo que más me gusta de este personaje es que a lo largo del metraje va ganando protagonismo poco a poco hasta convertirse en un personaje clave de la historia. Andrew Scott consigue emocionarnos con la complejidad de este personaje de un modo increíble, llegas a identificarte con él.

/center>

Y lo mejor, lo dejo para el final: Joe Gilgun. De este actor ya os hablé en el post que dediqué a Preacher, en la que Joe interpreta a un vampiro de lo más excéntrico con unos brotes de violencia que se van acrecentando a lo largo de los capítulos. En Pride interpreta al mejor personaje, la guinda que acompaña la historia. El actor que se dio a conocer por su interesante papel de Misfits se apodera de cada escena con su estilo único y nos enseña a ese hombre que es capaz de mover a todo un grupo de gente para fundar una campaña. Su personaje, junto al protagonista, son los fundadores de la campaña Lesbian and Gays support the Minners; ambos tienen un papel primordial en el filme, pero Joe es quién sabe mostrarnos a ese líder que encajaa perfectamente en la historia.

Bueno, tras contaros esto, espero a que la veáis y ya me contaréis que tal. Os aseguro que no os va a decepcionar….

Alforfones on FacebookAlforfones on Twitter
Alforfones
¿Friki?¿Quién dijo friki? ¿sólo porque tenga un sable láser, una tardis y la filmografía completa de Clint Eastwood?¡Exagerados!
Como bien dijo Clint Eastwood en La lista negra: "las opiniones son como los culos, todo el mundo tiene uno"

¿Friki?¿Quién dijo friki? ¿sólo porque tenga un sable láser, una tardis y la filmografía completa de Clint Eastwood?¡Exagerados! Como bien dijo Clint Eastwood en La lista negra: "las opiniones son como los culos, todo el mundo tiene uno"

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar