Reyes y reinas en el cine

Desde la trágica historia del zar Nicolás II hasta la fascinante biografía de Cleopatra, pasando por el reinado de Enrique VIII en Inglaterra, con sus luces y sus sombras, el cine ha reflejado a los reyes y reinas de distinta manera dependiendo de la época y lugar. En esta entrada de El secreto de Berlanga vamos a revisar cómo el cine ha visto a reyes y reinas de varias épocas y lugares:

Uno de los acontecimientos legendarios que más fascinación han desatado a lo largo de los siglos fue la guerra de Troya. Este acontecimiento legendario pero con una base real se remonta a unos 1300 años antes de Cristo y, según la Iliada de Homero, se desencadena por el rapto de Helena, reina de Esparta, por el príncipe Paris de Troya. El mito ha sido recogido por numerosas obras desde la Grecia antigua, obras que se han adaptado al cine en varias ocasiones: una en 2004, dirigida por Wolfgang Petersen, sacrificando la historicidad en aras de la épica con Diane Kruger como Helena y Orlando Bloom como Paris, y otra anterior en 1971. En Las troyanas (1971), el director griego Michael Cacoyannis adapta la tragedia homónima de Eurípides. En ella las mujeres de Troya encabezadas por su reina Hécuba (Katahrine Hepburn) se resisten a entregar la ciudad a los griegos.

Katherine Hepburn como Hécuba.

Otra reina que se mueve entre el mito y la realidad es Cleopatra. Esta reina de Egipto descendía de una familia griega, los Ptolomeos, y fue la última representante de su dinastía antes de que el país del Nilo se convirtiese en una provincia romana. El filme Cleopatra (1963) es una impresionante producción de cuatro horas que narra los amores de Cleopatra (Elizabeth Liz Taylor) con Julio Cesar (Rex Harrison) y, posteriormente, con Marco Antonio (Richard Burton). La película, a pesar de ser masacrada por la crítica, resultó un éxito de taquilla pero a punto estuvo de llevar a la quiebra a la 20th Century Fox. Hoy en día sigue ostentando el récord de película más cara de la historia y realmente merece la pena ser revisada.

Liz Taylor como Cleopatra en una de las películas más exuberantes de la historia.

Uno de los reyes más conocidos de la Edad Media (con permiso del legendario Rey Arturo) es Ricardo Corazón de León. Una de las películas más destacables acerca de una parte de la biografía de este rey inglés es El león en invierno (Anthony Harvey, 1968). En ella se nos presentan las relaciones entre sus padres: Enrique II (Peter O’Toole) y Leonor de Aquitania (Katharine Hepburn), y de éstos con sus tres hijos: Ricardo (Anthony Hopkins), Juan (Nigel Terry) y Godofredo (John Castle). El filme resulta muy singular al presentar a unos personajes absolutamente despiadados y crueles. Especialmente curioso resulta ver a Hepburn interpretar de una manera cruda a la reina Leonor, uno de los personajes más fascinantes de la Edad Media que llegó a ser reina de Francia y de Inglaterra. Juan sin Tierra, el hermano de Ricardo, aparece también en muchos filmes como antagonista de Robin Hood, desde el león llorica de la versión animada de Disney de 1973, hasta la interpretación que de él realiza Claude Rains en la versión de 1938 protagonizada por Errol Flynn.

Enrique II (Peter O’Toole) y Leonor de Aquitania (Katharine Hepburn) son los descarnados protagonistas de El león en invierno.

Otro rey inglés muy cinematográfico es Enrique VIII, famoso por sus seis matrimonios y por ser el responsable de la escisión de la Iglesia Anglicana. En 1933 Alexander Korda dirigió La vida privada de Enrique VIII, protagonizada por un Charles Laughton que sabe darle un carácter casi enternecedor a su personaje. Contrasta con el Enrique VIII que interpreta Robert Shaw en Un hombre para la eternidad (Fred Zinemmann, 1966). Este filme narra los últimos años del filósofo Tomás Moro, que fue decapitado por orden del rey al oponerse a su matrimonio con Ana Bolena.

El rey Enrique VIII (Robert Shaw) y Tomás Moro (Paul Scofield) en Un hombre para la eternidad.

Isabel Tudor, la hija de Enrique VIII y Ana Bolena, también ha protagonizado numerosas cintas. Destaca especialmente la interpretación que de ella realiza Cate Blanchett en Elizabeth (Shekhar Kapur, 1998), sobre los primeros años de su reinado. Este personaje también aparece en el filme Shakespeare enamorado (John Madden, 1998), interpretado por Judy Dench, puesto que durante el reinado de Isabel I el dramaturgo inglés estrenó la mayoría de sus obras. Uno de los episodios más controvertidos de su reinado de Isabel es la relación que sostuvo con su prima María Estuardo, reina de Escocia, que fue ajusticiada por orden de la reina inglesa. Katharine Hepburn se puso a las órdenes de John Ford en 1936 para recrear la vida de esta reina ajusticiada.

Katharine Hepburn en María Estuardo.

El siglo XIX inglés vino marcado por el reinado de Victoria I que se extendió nada menos que 63 años. El personaje de Victoria también ha protagonizado numerosos filmes habida cuenta de que durante su reinado el Imperio Británico alcanzó su apogeo. En este año 2017 que acaba de finalizar Judy Dench (que había interpretado a su antecesora Isabel en Shakespeare enamorado), se puso a las órdenes de Stephen Friars en Victoria y Abdul, que narra la relación paterno-filial de una Victoria otoñal y un sirviente indio.

Contemporánea de Victoria, aunque con una biografía más trágica, es la reina Isabel de Austria y Hungría, más conocida como Sisi. Isabel se casó con su primo Francisco José, que reinó durante 68 años en el imperio Austrohúngaro. La reina tuvo una vida desgraciada: nunca se acostumbró a la rígida etiqueta de la corte vienesa, lo cual contribuyó a su declive psicológico. La muerte en extrañas circunstancias de su hijo el príncipe Rodolfo la sumió en una fuerte depresión y en el año 1898 fue asesinada por un anarquista en Ginebra. Sisi fue interpretada en cuatro ocasiones por la actriz austriaca Romy Schneider, de manera que hoy en día se confunde la figura histórica de la reina con el personaje interpretado por Schneider. La actriz también tuvo una vida muy desgraciada, puesto que su hijo también falleció de forma trágica, lo que la sumió en una depresión de la que ya no saldría, falleciendo un año después víctima de una sobredosis.

Romy Schneider en la piel de Isabel de Austria y Hungría en una de las películas de la saga Sisí.

En el siglo XX la trágica vida del zar Nicolás II y su familia, fusilados por los bolcheviques en 1918, se recrea en la cuidadísima producción inglesa Nicolás y Alejandra (Franklin J. Schaffner, 1971), una de las mejores películas históricas. Primos del zar Nicolás son los monarcas ingleses de la dinastía Windsor. La historia novelada de como el rey Jorge VI curó su tartamudez es el argumento de El discurso del rey (Tom Hopper, 2010). Su hija, la actual monarca del Reino Unido Isabel II es la protagonista de La reina (Stephen Frears, 2006). En este filme se cuenta cómo la familia real británica vivió la muerte de Diana de Gales y como la fría reacción de la monarca a punto estuvo de motivar el fin de la monarquía inglesa.

Helen Mirren como Isabel II en La reina.

Antón L. Martínez

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar