• Inicio
  • /
  • drama
  • /
  • El arriesgado punto de inflexión en The Walking Dead

El arriesgado punto de inflexión en The Walking Dead

Este pasado lunes ha terminado la octava temporada de The Walking Dead y hemos podido ver una temporada que quizás signifique un punto de inflexión. No hace falta que os diga que a partir de ahora os voy a atiborrar a Spoilers, así que si no viste esta temporada y tienes pensado verla, no leas lo que escribiré a continuación, pero si por el contrario eres uno de esos o esas que la llevan al día, sólo tienes que seguir leyendo.

Una de las claves que resucitaron esta serie después de la desastrosa segunda temporada (¿media temporada buscanso a una niña?¿En serio?) es que supo reponerse y poco a poco fue desarrollando los personajes, de modo que fuesen un poco más atractivos para el público. Por ejemplo Rick, amado por unos y a la vez odiado por otros, ha conseguido convertirse en algo más que un líder, ha tenido que vivir demasiadas situaciones que le hicieron ser en ciertos capítulos un auténtico psicópata. La sorprendente adaptación de Carol a ese mundo postapocalíptico creó un personaje bastante completo que nos ha dado multitud de giros inesperados. Pero creo que tal vez el personaje que mejor ha sabido enfocar la situación, el personaje que juega con la locura con una inexplicable cordura, es Neegan.

Desde que Neegan llegó a la serie con esa puesta en escena, los personajes protagonistas se quedaron superados por el villano, su ego desconmesurado y sus ansias dignas de un Rey le regalaron todo el protagonismo de la serie, la séptima y octava temporada son él y unos tipos que le acompañan. No sé si será tal vez la importancia de este personaje, pero en esta octava temporada, los personajes comentados anteriormente perdieron mucho interés. A lo largo de los capítulos veíamos escenas memorables, situaciones dignas de ser recordadas, pero a costa de quitarle instantes a los personajes, perdían fuerza todos menos Neegan.

Pero todo esto tenía una lógica, porque a pesar de la remarcable acción que hay a lo largo de la temporada, la serie cambia todo su estilo, toda su esencia en un solo capítulo. Con esto no quiero decir que la serie me haya decepcionado, de hecho me ha gustado, pero creo que el riesgo que corrió el Sowhrunner fue bastante sorprendente. El final de esta temporada nos muestra la buena cara de la gente, la situación idónea que nadie nunca se podía haber esperado, un final digno de la serie.

Ya no hay enemigos, sólo unas comunas de hippies sobreviviendo como pueden entre la tranquilidad y montones de situaciones bondadosas que acompañaban este idílico ambiente. Ya no nos encontramos a esa Carol de la séptima temporada en la que era el pilar perfecto en el que se podía asentar esa sociedad. Rick llega a estar en los límites de la locura, es quizás la temporada donde más muestra sus sentimientos, donde se libera de todo el dolor sufrido en el pasado. Rick ha empezado a ser otra persona completamente diferente.

De hecho los zombis brillan por su notable ausencia, sólo podemos encontrarnos a un rebaño muy lejano que tiene pinta va a llegar a molestar allá por la novena temporada. Pero es que nuestros amigos los muertos vivientes no encajaban en la historia de este capítulo final, ya que era una batalla que se esperaba desde hace mucho tiempo, un enfrentamiento cara a cara de Rick y Neegan, una batalla que para mi se fue apagando poco a poco, llegando a convertirse en una charla entre colegas enfadados que intentan reconciliarse.

Pero la duda que nos viene ahora a la cabeza es ¿Realmente es necesario mantener a Neegan con vida? No niego que es uno de los mejores personajes de la serie, pero dejando atrás el interés del público y volviéndonos un poco George R Martin… ¿Porqué no cargárselo? Una persona con ese ego tan elevado y esa mentalidad de psicópata no debería sobrevivir en ese mundo, por mucho que lo encierren en la celda (veremos cual es el capítulo en el que algún espabilado se deje las llaves de la celda puestas en la puerta…)

Se notó que era la última temporada del Showrunner, porque el director demostró un estilo que sin duda no va a pasar desapercibido, seguramente acabará haciendo cine u otra serie de notable éxito muy pronto. Su juego con las escenas y sobre todo sus buenos manejos de la tensión en increíbles escenas fueron algo muy habitual en esta temporada. La serie había cambiado, lo íbamos viendo capítulo tras capítulo, y en este capítulo final cambió definitivamente.

En definitiva, en estos momentos podría deciros que la temporada 8 de The Walking Dead, en general, me ha gustado bastante, pero en el caso del capítulo final, no sabría responder. A día de hoy no sé si me gustó o me decepcionó, ya que la idea de cambiar la historia con un giro que esperábamos pero que nunca nos imaginábamos que llegaría ha convertido esta serie en un nuevo comienzo… ¿Cómo será la novena temporada?¿Nos encontraremos con otra serie completamente diferente?

Alforfones on FacebookAlforfones on Twitter
Alforfones
¿Friki?¿Quién dijo friki? ¿sólo porque tenga un sable láser, una tardis y la filmografía completa de Clint Eastwood?¡Exagerados!
Como bien dijo Clint Eastwood en La lista negra: "las opiniones son como los culos, todo el mundo tiene uno"

¿Friki?¿Quién dijo friki? ¿sólo porque tenga un sable láser, una tardis y la filmografía completa de Clint Eastwood?¡Exagerados! Como bien dijo Clint Eastwood en La lista negra: "las opiniones son como los culos, todo el mundo tiene uno"

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar