• Inicio
  • /
  • Cine
  • /
  • Creo que es el momento de hablar del Padrino

Creo que es el momento de hablar del Padrino

Estaba claro que en algún momento acabaría haciendo este post, era inevitable. Desde hace muchos años, he visto muchísimas películas, mejores o peores, pero nunca he tenido la suerte de ver una como  El Padrino  y El Padrino 2, una grandísima historia perfectamente contada por Francis Ford Coppola, de los mejores directores que nos regaló el mundo del cine (y también de los peores, porque las últimas películas que hizo tienen delito…).

Dejo aparte la tercera parte de la saga porque hay una diferencia notable de calidad con respecto a las otras dos. Y con esto no quiero decir que sea mala, que no lo es, pero estamos comparando una buena historia con grandes actores a dos grandísimas obras maestras con unos actores que nacieron para ese papel.

En El Padrino 3 nadie duda de la calidad destacable de Al Pacino (aunque como dije en posts anteriores, creo que junto con Robert de Niro y Dustin Hoffman, el señor Pacino sobreactúa en demasiadas ocasiones), y su interpretación en la escena final de la película es quizás una de las mejores de su carrera (y eso que tiene unas cuantas). Su protagonista es sin duda lo mejor de la película.

Otro actor que se dio a conocer gracias a su interpretación en este filme es Andy García. El actor interpreta a un personaje complejo que a la vez trata de ser simple, y le consigue meter ese toque de ira que se esconde tras su rostro serio y firme buscando esa faceta de líder que se le ha requerido por ser hijo de Sonny Corleone. Seguramente es, junto a su personaje de Jimmy El Santo en Cosas que hacer en Denver cuando estás muerto, uno de los mejores papeles que hizo Andy García en su carrera (en este caso, a lo largo de su carrera no tiene tan buenos momentos como Pacino, yo diría que tiene más bien pocos).

Pero lo peor de la película es sin duda el papel que interpreta Sofía Coppola, la hija de Michael Corleone. Un personaje muy vacío, sin ningún interés a pesar de la importancia que tiene en toda la historia. Uno no acaba de creerse que esa actriz sea la hija del gran Padrino, le falta carisma, poder, seguridad en sí misma. Sofia Coppola no consiguió mostrar esas características en el personaje, se quedó todo en una molestia para la familia.

Hay una escena en esta película que demuestra el cambio radical de estilo respecto a sus predecesoras. Hay un momento en el que Michael Corleone decide llevar a su ex esposa Kay Adams (Diane Keaton) a visitar Corleone, el pueblo donde nació su padre, el pueblo que dio nombre a una de las familias más importantes de la Mafia. Lo que no me gusta de esta escena es que los personajes se muestran demasiado simples, no hay interés ninguno por la escena, porque se dedican a decir vanalidades mientras pasean por un pueblo que debería traer todo tipo de recuerdos al protagonista. Creo que con este absurdo paseo se pierde la magia que se la había dado al pueblo en anteriores películas. Corleone siempre fue ese pueblo pobre y peligroso, donde la oscuridad de su pasado se cierne sobre él; en El Padrino 3 veo un pueblo cualquiera en un lugar cualquiera, el pequeño lugar ha perdido toda la gracia.

Pero las películas que realmente supieron contar la historia de la Mafia fueron la primera y segunda parte de la saga del Padrino. Si hay algo que se puede destacar de estas películas es su continuo aprecio por los valores. La familia es lo más importante, todos tienen y deben matar por su familia, porque a fin de cuentas, es lo más importante. En ciertos momentos, la historia decide ser caprichosa y mete a sus protagonistas en un aprieto, como es el caso de Michael y Fredo (y no digo más…).

En la primera parte hay alguien que destaca sobre todos los demás, ese es sin duda Marlon Brando. El excéntrico actor consigue crear al mejor personaje de la saga, el auténtico Padrino. Y no le resultó nada fácil, ya que para preparar el personaje decidió irse a vivir una temporada ea Sicilia para poder captar la esencia de los lugareños; y vaya si lo consiguió. Marlon Brando nos enseña a un Padrino firme y seguro, con el carisma suficiente como para manejar con puño de hierro a toda una familia de matones. Su ira todavía se puede observar en ese rostro envejecido. Su dureza se ve continuamente cuando se encarga de criar a un grupo de niños consentidos acostumbrados a una vida de lujos. De hecho, en una de las escenas del principio de la serie le va a visitar un famoso músico americano, Johnny Fontaine, el cual le pide un curioso favor. Dicen las malas lenguas que este personaje se refiere a Frank Sinatra, quién supuestamente tuvo que acudir a la mafia para conseguir un papel. Recordemos que esta película está supuestamente basado en una historia real.

Un jovencísimo Al Pacino se estrenaba en uno de los mejores papeles de su carrera, interpretando a ese hijo formal que se convertiría en el sucesor del padrino, el futuro de la familia. Lo que más me gusta de este personaje es su descarada evolución. Comenzamos a ver a un joven con valores, que cree en vivir cumpliendo las leyes, a diferencia de su familia. Desde el primer momento, trata de dejar bien claro que quiere mantenerse al margen de los negocios familiares, idea que comparte con su padre.  Pero la familia es mucho más importante que un buen futuro. Según pasan los años,comenzamos a ver a ese líder sangriento que no duda un segundo en acabar con una vida, vemos a alguien que llega a ser más peligroso incluso que su padre.

La que acaba siendo su esposa, Kay Adams (Diane Keaton), nos muestra la otra cara de la moneda. Diane Keaton nos consigue mostrar a través de sus ojos el verdadero sufrimiento de la evolución de Michael Corleone, ese continuo sinvivir, temiendo ser maltratada por un ataque de furia, le provoca una desesperación al personaje que infunde miedo en todo momento a lo largo de las películas. La escena final del filme (la primera de la saga) explica perfectamente esta sensación, se puede ver la escena a través de los ojos de Kay. La puerta del despacho se empieza a cerrar ante su rostro, mientras de fondo Michael Corleone es saludado por el resto de su familia. En este caso vemos la verdadera ruptura de esos dos mundos, el de lo hombres y las mujeres, el de los maridos y esposas.

Grandes personajes secundarios como Sonny Corleone  y el gran consigliere Tom Hagen muestran la falta de carisma; dos personajes que, a pesar de participar a la familia, nunca llegarán a dirigir el cotarro. En el caso de Sonny la razón es su ira, sus ataques de furia no le dejan pensar claramente y le impiden dar razonamientos sensatos. Con respecto al consigliere, siempre será recordado como el hijo adoptado que no comparte la sangre familiar,  por lo tanto nunca podría llegar a ser un padrino en los que todos confiasen.

Pero uno de los personajes clave que nos regala la segunda parte de la saga es al joven Vito Corleone, brillantemente interpretado por Robert De Niro. En esta película podemos conocer el comienzo de toda una carrera de mafia, se pude ver como la evolución de su personaje es muy diferente a la que sufre su  hijo Michael. Vito Corleone empezó desde cero; no tenía absolutamente nada cuando llegó a Nueva York. Su desparpajo y sus sueños era lo único que tenía, y gracias a eso decidió matar al hombre más peligroso del barrio, cogiendo así él la batuta del poder y convertirse en uno de los mafiosos más importantes del país.

El Padrino es una historia oscura, violenta y realista. La historia de la mafia nunca estuvo tan bien contada como en estas películas. Bueno en algunas más que en otras…

Alforfones on FacebookAlforfones on Twitter
Alforfones
¿Friki?¿Quién dijo friki? ¿sólo porque tenga un sable láser, una tardis y la filmografía completa de Clint Eastwood?¡Exagerados!
Como bien dijo Clint Eastwood en La lista negra: "las opiniones son como los culos, todo el mundo tiene uno"

¿Friki?¿Quién dijo friki? ¿sólo porque tenga un sable láser, una tardis y la filmografía completa de Clint Eastwood?¡Exagerados! Como bien dijo Clint Eastwood en La lista negra: "las opiniones son como los culos, todo el mundo tiene uno"

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar