• Inicio
  • /
  • Series
  • /
  • Esta mierda me supera cuenta de un modo original los complejos de la adolescencia

Esta mierda me supera cuenta de un modo original los complejos de la adolescencia

Tras un mes vacacional, es momento de volver a recuperar El Secreto de Berlanga y, si la pandemia nos lo permite, poder disfrutar de grandes estrenos que irán llegando en los próximos meses. Hay que tener en cuenta que este 2020 va a ser un año atípico en lo que respecta a las series, ya que los parones sufridos por el maldito coronavirus va a retrasar considerablemente varias producciones. Un claro ejemplo lo podemos ver en Stranger Things, ya que la cuarta temporada que debió de haberse estrenado este pasado mes de Julio fue pospuesto para el 2021. Lo mismo ocurrió con series como Barry o la esperadísima The Falcon and the Winter Soldier. Lo único que nos queda es resguardarnos en las pocas series que han tenido la suerte de estrenarse este año, bien porque hicieron acto de presencia antes del coronavirus, bien porque fueron rodadas antes de la pandemia.

A la espera de grandes estrenos como la segunda temporada de Mandalorian (que llegará en octubre) y de The Boys (hoy mismo se ha estrenado) entre muchas otras, nunca está de más rememorar ciertas producciones estrenadas este mismo año que dejaron un buen sabor de boca y nos hicieron llevar mejor el confinamiento pasado. Una de ellas es Esta mierda me supera, una producción de Netflix que trata de jugar con la originalidad para captar así a un público joven y a los amantes del vintage ochentero. La atípica trama está basada en el cómic de Charles Forsman que os recomiendo encarecidamente (creador del cómic The end of the fucking world, del cual también se hizo una serie para Netflix), ya que a pesar de que la serie en ciertos momentos logra captar su clímax, en ciertos momentos intenta jugar con el amorío adolescente que estamos cansados de ver en miles de producciones. La serie destaca por su originalidad, pero sobre todo llaman la atención los curiosos homenajes que hace a clásicos de los 80 como Carrie o El Club de los cinco, todo siempre bien acompañado por una gran banda sonora (de hecho, a mi es lo que más me gustó de la serie). El argumento, en principio, no es muy complejo, ya que cuenta la historia de una adolescente que sufre bastantes problemas a lo largo de su vida (tanto en la escuela como en la familia) y trata de superarlo todo de una manera muy particular (con poderes de por medio), acompañado siempre por personajes varios cada cual más peculiar.

Las excentricidades de sus protagonistas van acompañadas siempre por un vestuario atípico con un notable colorido y la ambientación está muy bien trabajada, llegando incluso a meterte de pleno en la historia. Llama mucho la atención el atrevido estilo de Stanley Barber (personaje intepretado por Wyatt Oleff), ya que sus “curiosos” conjuntos ochenteros contrastan con el pueblo en el que transcurre la serie, un lugar gris, sucio y pobre en el que la gente trata de ganarse la vida como puede. En lo que respecta a su protagonista (Sydney Novak), Sophia Lillis consigue recrearnos a ese personaje triste y traumatizado que no consigue superar la muerte de su padre. Aunque en numerosas ocasiones resulta divertido, en ciertos casos puede llegar a ser pedante la repetición de los mismos traumas una y otra vez (afortunadamente, la constante evolución del personaje consigue ocultarlo lo máximo posible). Tras el éxito de su primera temporada, hace unas semanas Netflix dio la noticia de que a causa del coronavirus se cancelaba la serie, algo sorprendente teniendo en cuenta que tuvo una gran acogida en su estreno. A día de hoy, los seguidores de la serie intentan recoger firmas para que la plataforma recapacite y la recupere (veremos si consiguen algo).

 

A pesar de su originalidad y su marcado estilo vintage, no hay que olvidar que estamos ante un drama adolescente, por lo que la mayoría de las veces la historia suelen abarcar temas muy básicos que vimos en otras producciones (chico quiere a chica, chica se enfada con chico y chorradas varias que todos conocemos…). Eso sí, la escasa duración de cada capítulo (entre 19 y 28 minutos) hará que la serie se te haga cortísima.

Alforfones on FacebookAlforfones on Twitter
Alforfones
¿Friki?¿Quién dijo friki? ¿sólo porque tenga un sable láser, una tardis y la filmografía completa de Clint Eastwood?¡Exagerados!
Como bien dijo Clint Eastwood en La lista negra: "las opiniones son como los culos, todo el mundo tiene uno"

¿Friki?¿Quién dijo friki? ¿sólo porque tenga un sable láser, una tardis y la filmografía completa de Clint Eastwood?¡Exagerados! Como bien dijo Clint Eastwood en La lista negra: "las opiniones son como los culos, todo el mundo tiene uno"

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar